Comentarios recientes

16 de marzo de 2012

Paren las rotativas

Ayer estuve en Buenos Aires y parecía una ciudad pujante y llena de actividad. Hoy es el vigésimo séptimo círculo del infierno.

Como no quiero escribir nada mando un refrito de 2009 con fragmentos de notas publicadas en 2004. Nada más para demostrar que ya se sabía en qué terminaba todo esto.


Eduardo Fidanza plantea tres posibles hipótesis. La primera es ideológica: el Presidente cree que el país es un conglomerado de corporaciones (grandes empresas de servicios públicos, Fuerzas Armadas, partidos políticos tradicionales, parte de la prensa) sólo interesadas en saquear al pueblo argentino y que él tiene la misión de erigirse en redentor de la masa oprimida, como representante de una generación de jóvenes idealistas de los años 70 que fue barrida de escena. La segunda hipótesis es política: Kirchner surgió como un mandatario débil, con apenas el 22% de los votos y sin estructura propia, por lo que debe construir condiciones de sustentación política perdurables, con legisladores adictos, gobernadores afines, dominio del aparato partidario y una prensa complaciente. La última hipótesis de Fidanza es psicológica y le otorga peso en las decisiones gubernamentales a la personalidad hiperquinética, impulsiva, rencorosa, apasionada y espontánea del Presidente.
Fernando Laborda: El peligro de la intolerancia
La Nación - 16/4/2004

La transversalidad es un intento que sería bienvenido en la política argentina si se lograra que el peronismo, en vez de ser esa cosa amorfa que une a gente que piensa muy, muy distinto, y que sólo está allí junta por un punto de vista muy oportunista de estar en el poder, se separa y se va uniendo a otros grupos en relación a las cosas que más o menos piensa. Sin embargo, la transversalidad acá, hoy, significa que un ala minoritaria de ese peronismo y un ala minoritaria en el país, toma la estructura del peronismo para ganar y para quedarse en el poder.
Roberto Cortés Conde
Economía para todos - 15/4/2004


Creo que la razón fundamental por la cual Argentina tiene hoy un PGB per cápita inferior al de Chile, por primera vez en más de 150 años, es justamente su permanente, viciosa y populista costumbre de no respetar los contratos. (...) De ser una potencia mundial con alto crecimiento, Argentina, de la mano del estatismo-clientelista peronista, pasó a ser probablemente el primer país en vías de subdesarrollo.
José Manuel Silva
La Tercera (Chile) - 10/4/2004


Creo que hay una gran turbulencia oral, signada por un estilo presidencial excesivamente confrontacional, casi como si fuera una dinámica del litigio permanente. Y toda una serie de colaboradores que ni siquiera se pueden destacar. Con muchas sobreactuaciones, a veces de izquierda, se condiciona y se marca la cancha a cualquiera que impugna desde otra posición. Mientras se asiste a esto, con un gran apoyo que también se está resquebrajando de los grandes medios de comunicación, hasta se instala la idea casi dramática de que no existe oposición. En este sentido, creo que la oposición real a Kirchner va a ser más transversal que el transversalismo que el presidente intenta en su proyecto. En definitiva, creo que ese resquebrajamiento se va a dar en el interior del peronismo. (...) En esta estrategia del vale todo y en un país en default, si argentinos tienen capitales en el exterior por 160.000 millones de dólares, ¿a quién le vamos a pedir inversiones si ninguno tiene confianza para traer su dinero y Kirchner tampoco trae el de su provincia, depositado en el exterior? Nadie cree ni en el país ni en la actividad productiva. Hoy no se sabe en qué está la Argentina, cómo puede salir la Argentina,
Jorge Asís
Diario Norte (Resistencia) - 11/4/2004

En los años setenta, los Montoneros siguieron una estrategia leninista: conquistar el poder mediante la violencia. Fracasaron. Pero han vuelto ahora a buscar el poder de la mano de Gramsci. Para ello, diseñaron una estrategia cultural : imponer la memoria de los años setenta en las nuevas generaciones que no los vivieron, subrayando la barbarie militar pero omitiendo su propia barbarie. La idea de consagrar la capital del "enemigo", el recinto de la ESMA, a un museo de la memoria o, mejor, de "su" memoria, para dedicar después el enorme predio donde aún funcionan las escuelas navales a otras escuelas de orientación contraria, podría servir al mismo propósito.
Mariano Grondona: Los "setentistas", ¿ganaron o perdieron?
La Nación - 11/4/2004

Hay una idea generalizada que sostiene que los empresarios son los principales defensores del "liberalismo económico". Nada más lejos de la verdad. Ya Adam Smith observó que no hay gremio más proclive a establecer alianzas mercantilistas (político-económicas) que los industriales, con el objetivo de favorecer sus propios intereses a costa de los consumidores.
Hana Fischer (AIPE)
Libertad Digital - 10/4/2004

Kirchner puede llegar a ceder a lo que llamaríamos la embriaguez utópica, y pensar que está llamado a un destino de grandeza. Es posible que esté tentado por una vieja ilusión: la de instaurar una sociedad ideal, un reino de Dios en la Tierra. Porque tiene una formación ideológica condicionada por una visión utópica de la vida. Pertenece a una generación que creyó que a través de la revolución era posible generar el hombre nuevo. Kirchner se ha formado en una izquierda peronista que acarició sueños de redención, de transformación global de la sociedad. Eso tiene un parentesco sustancial con la utopía, tendencia que puede estar fortaleciéndose en el Presidente.
Victor Massuh
La Nación - 10/4/2004


Ahora bien, todo también depende de las pretensiones que el hombre tenía cuando hizo pie en la Rosada. Si le alcanza con haberse tomado la revancha de cuando Perón echó a los suyos de la Plaza de Mayo llamándolos estúpidos e imberbes, ya está hecho. Pero si lo que pretendía era cambiar en serio las negras circunstancias que afectaban al país, son diez guitas aparte. Un parroquiano sorprendió al reo de la cortada de San Ignacio contando unos pocos pesos sobre una mesa del Margot. "Es que estoy en la duda -le dijo-. No sé si, con lo que me queda de la jubileta, comerme un sandwich de salame o si pedir nada más que un pan y con el resto hacer un curso de faquir."
Daniel Della Costa
La Nación - 8/4/2004

El estilo de Kirchner me tiene un poco frío, porque es combativo. Su retórica es un poco fuerte para llevar al país hacia donde él quiere llevarlo. La crítica a los inversores, a los que se describe como buitres, no tiene en cuenta que tal vez la mayor parte de los acreedores son argentinos. Me deja confuso la retórica del Presidente y la de su gente, porque no hace aumentar la confianza. Y lo que le falta al país es crear un ambiente de confianza, que empuje a los argentinos con dinero a invertir otra vez. (...) Aún no veo una política económica de largo plazo. (...) en vez de promover reformas políticas y de impuestos, se lanzó a un ataque contra la Corte Suprema y al descabezamiento de las cúpulas militares. Esto atrae la atención, crea discusión, pero no resuelve los problemas fundamentales provocados por la crisis de hace dos años. (...) Me da miedo que él ofrezca la imagen de una persona no previsible. (...) Las dudas persisten porque él no ha dado una señal clarísima de su intención.
Robert Potash
La Nación - 7/4/2004


En la Argentina, los dirigentes de hoy, tienen miedo de opinar. El estilo K ha quedado encerrado en la más absoluta confrontación con todo el mundo. Las últimas apariciones del Presidente parecen mostrar un presidente en campaña permanente. El poder en Argentina ha pasado a ser soberbio. No hay planes de nada, el gobierno es el de todos los días, es un equipo de seis personas, el gabinete no se reúne, todo lo que pasa, pasa por el Presidente.
Marcelo Longobardi
Punto Límite News 6/4/2004

1

Klaus dijo...

Venimos predicando en el desierto.

 
Cargando...