Comentarios recientes

 

23 de septiembre de 2016

Cuando se levanta el velo igualador de ser Anti K...





 

22 de septiembre de 2016

La otra cara del Padre Fernando Montes s.j.







 

 Partamos del hecho desafortunado que las personas que llaman a los militares presos políticos en el penal Punta Peuco ‘violadores a los derechos humanos’ no distinguen entre el bien y el mal, ni entre justicia y venganza, ni la distinción entre personas decentes y matones. Más aún, algunos fueron cómplices activos de los malos en estos últimos cuarenta y tanto años, por ejemplo, la Iglesia Católica chilena. Esta última tuvo una respuesta tibia o de tristeza cuando fue derrocado el gobierno marxista leninista de Salvador Allende. De inmediato crearon el Comité Pro Paz y que luego se transformaría en la Vicaría de la Solidaridad, que en un primer momento apoyo al grupo terrorista Mir y luego al FPMR. Pese a que el gobierno marxista violo los derechos humanos. Además de cometer flagelación y tortura tal cual dice el Acuerdo de la Cámara, los altos personeros de esa institución no dijeron nada. Obispo Goic dijo una frase cliché que le gusta repetir incluso a la Izquierda en el 2010: "Nosotros hemos mantenido y mantenemos la defensa de los derechos humanos”. Falso. Primero, jamás han condenado el terrorismo, ni han acogido a las víctimas de éste antes del 11 de septiembre de 1973 y durante el Gobierno Cívico Militar.

   La Izquierda les niega todo a los presos militares del Penal Punta Peuco, los mismos beneficios que recibieron los terroristas del Mir, del Frente Lautaro y del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, brazo armado del Partido Comunista. El mismo partido que apoya la dictadura del hambre de Nicolás Maduro, la dictadura de los hermanos Castro y, por último, la dictadura de Corea del Norte.

   Partamos del hecho de que la Izquierda denomina el tema de los derechos humanos a su antojo y arbitrariamente. Para ellos la expresión ‘violadores a los derechos humanos’ se refiere a los agente de Estado que combatieron el terrorismo entre 1974 y 1989. Aún cuando la Izquierda empleo la vía armada desde 1965, esto es, el terrorismo como forma de lucha, los expertos solo catalogan como violadores de los derechos humanos a los militares, no a los grupos terroristas mencionados que asesinaron, ponían bombas y secuestraban. Por tanto, la sociedad tiene los valores totalmente invertidos, pues quienes deberían entre las rejas están amnistiados e indultados. Para los políticos, académicos y abogados de los derechos humanos de la ex Concertación, los terroristas del FPMR, del Lautaro y del Mir que cometieron crímenes entre 1979 y 1990, eran solo delitos comunes. De ahí partimos mal. ¡Que hayan asesinado, puestos bombas y que cientos de personas hayan salido muertas o heridas no les importaba a la Concertación ni las iglesias opositoras al Gobierno Militar! Por tanto, no eran violadores de los derechos humanos.

   Una figura religiosa que ha cobrado relevancia a favor de los militares presos es, pues, el ex rector de la Universidad Alberto Hurtado, el sacerdote Fernando Montes s.j., quien pide que se le aplique el derecho humanitario a los enfermos terminales del Penal Peuco. Cuando fue el funeral de ex presidente demócrata cristiano, Patricio Aylwin, el columnista Fernando Thauby escribió el artículo EL FUNERAL DE AYLWIN DESDE PUNTA PEUCO . En esa columna cita las palabras del sacerdote jesuita: “Yo creo algo que le escuché a don Patricio Aylwin. Él contó que cuando su papá era niño era la revolución de 1891, y acompañaba a su padre (abuelo de don Patricio) a la cárcel a ver a su propio padre (su bisabuelo). Y nunca se olvidó de eso. La conclusión que sacaba Aylwin era que este es un problema tan traumático, que se necesita que pasen dos generaciones: las que vivieron el tema de adultos y las que lo vivieron de niños. Yo creo que tiene bastante razón”. Las palabras del ex mandatario demócrata cristiano fueron solo un pretexto para ocultar su cobardía ante los grupos violentista. Esa declaración están falsa como el falso perdón que dijo, cuando leyó el Informe Rettig.   Según el Padre Rául Hasbún, cuarenta años después de la Guerra Civil de 1981 nadie andaba sacando los muertos de uno y otro bando, porque la clase política con altura de miras amnistió a los dos bandos. Por tanto, no había rencor ni odio.

   El fino académico de la universidad jesuita ni siquiera se le ocurre cuestionar el concepto manoseado de la Memoria, que tanto le gusta hablar como dijo Bachelet en el último 11 de septiembre: “Nuestra memoria es un potente instrumento para la paz”.

   Muchos cercanos a los militares presos de Punta Peuco, se alegran que el sacerdote jesuita Fernando Montes esté del lado suyo. No sé que se trae. A mí, sin embargo, no me calza. En efecto, cuando se presentó al público el libro Miguel Krassnoff: Prisionero por servir a Chile de la historiadora Gisela Encina, la Izquierda al año siguiente sacó el libro de la profesora de castellano, Mónica Echeverría Krassnoff, arrastrado por su destino. Cabe señalar que la señora Echeverría tuvo dos hijos que ingresaron al grupo terrorista Mir. Uno de ellos es Carmen Castillo Velasco, quien estuvo al lado del dirigente y fundador de ese grupo, Miguel Enríquez, en la calle Santa Fe. Previamente, la profesora había escrito libro Crónicas Vedadas, en que termina hablando de un agente de la DINA que vive en USA. Para que vean los sesgados que son. No les importa los crímenes del Mir. El libro de Gisela Encina fue un éxito de ventas con ediciones en ruso y en inglés. Pues bien, el Padre Montes presentó el libro de Krassnoff de Mónica Echeverría supongo que en la universidad jesuita, donde injuria al oficial preso como se muestra en el video. Se nota que no leyó el libro de Encina. ¡Tan ecuánime!

 La experiencia familiar del ex presidente no tiene nada que ver cómo actuó cuando gobernó. Si fuese cierta las palabras de Aylwin, no hubiera ordenado a la Corte Suprema reinterpretan de la Ley de Amnistía de 1978, en desmedro de los militares, unos que estaba en retiro, otros que estaba en las distintas ramas de las Fuerzas Armadas. La verdad es otra. Cuando los terroristas que emboscaron al fiscal Elgueta, hicieron huelga del hambre, durante el gobierno de Piñera, el parlamentario del UDI, Hernán Larraín dijo: “No sé si fue mi impresión, mas las palabras del político oficialista dejan entrever otra cosa. El primer Gobierno de la Concertación, presidido por el demócrata cristiano, Patricio Aylwin libero a los terroristas porque temía que les causaran problemas”. Palabras que luego las confirmó el diputado socialista, Marcelo Schilling: “Alguna experiencia tengo en esto de enfrentar la violencia política de los grupos armados, y quiero decir que si en su oportunidad no se hubiesen tomado medidas como llevar adelante el Informe Rettig, hacer las leyes de reparación y levantar las limitaciones que imponía la ley de Amnistía, todo eso se habría convertido en bandera de lucha de los grupos violentista”. El ex presidente Patricio Aylwin cedió ante los grupos terroristas chilenos. Como he dicho más de una vez, el problema del primer gobierno de la Concertación no eran los militares, sino los terroristas. De ahí entendemos la rapidez de los indultos. Para la prensa opositora de la época, los terroristas presos eran “presos políticos”. Vean cómo tergiversan o alteran las palabras.

   Cuando se supo que tres uniformados iban a pedir la libertad condicional, el brigadier (r) Miguel Krassnoff, Miguel Estay y el capitán (r) Alex Ambler Hinojosa, el Padre Montes dijo: “no quiero entrar en el fondo ni amnistía ni de concesiones de los beneficios eventualmente legales que se pueden dar. Sólo celebro que se pidan informes serios”. El jesuita le niega la amnistía a los militares asignados a la DINA. No le incomoda que los miristas o los de FPMR estén libres. ¿Le va creer el informe serio del psicólogo de Punta Peuco?

 El jesuita es hombre mediocre. No le creo nada.

Einstein en Argentina 1925



ARGENTINA

Two days later, the Cap Polonio docked briefly in Montevideo,  where another reception committee of journalists and ‘diverse Jews' came aboard to accompany Einstein on the short passage to the ship's final destination, Buenos Aires. The group was headed by Mauricio Nirenstein, secretary of the University of Buenos Aires, a ‘resigned and decent' man, according to Einstein, who was his guide while in Buenos Aires. He counseled Einstein on how to avoid the various political and philosophical controversies that were currently swirling in Argentina. The other members of the welcoming group were, however, more or less ‘unclean' (unsauber), according to Einstein. Eventually he had to be rescued from that ‘unappetizing riffraff' by the stewards and Else Jerusalem. Apart from the commotion they caused, the ship encountered several other delays and did not dock in Buenos Aires until early the next day.
Early in the morning, on March 24, the hullabaloo created by the reporters and greeters on board started up again, but with Nirenstein's help Einstein made his escape and came ashore at 8:30 a.m. A photograph of Einstein as he disembarked shows him walking down the gangplank, his face unusually tense, surrounded by broadly grinning, excited greeters. He was quite exhausted by the time he arrived at the palatial home of Bruno Wassermann, a wealthy German Jewish merchant, where he would stay while in Buenos Aires. There he found peace and quiet, at last.
His hostess, the ‘cheerful Senora Wassermann,' volunteered to act as Einstein's private secretary; her newly arrived friend Else Jerusalem acted as his interpreter in his encounters with the press. In the afternoon, several other ladies belonging to their circle arrived at the Wassermann home, as did the German ambassador. He was followed by Leopoldo Lugones, Argentina's most celebrated poet, author, and politician, as well as by representatives of several  Jewish organizations. In the evening, Einstein made the requisite courtesy calls on the president and the dean of the university: modest, straightforward, sober, and friendly people, but without a sense of mission. They reminded him, in some regards, of the Swiss and of other republicans. It seemed to Einstein that the city was comfortable but boring, and that its inhabitants were fragile, delicate, and one-dimensional. Coming from Germany, a country still reeling from the shock of mass slaughter, defeat, and political turmoil, Einstein saw luxury and superficiality everywhere he looked.
On March 26, the social and academic merry-go-round that Einstein had dreaded for so long began in earnest. He faced a horde of journalists and photographers in the morning before being taken on an automobile tour of the city ending in the Abasto, the city's largest food market. After calling on the dean of the university and his wife, Einstein met with a delegation of Jews, who invited him to take part in a celebratory mass meeting; but recalling his “belly-full” of mass meetings in New York, Einstein declined resolutely. After conferring with a few more delegations, he was glad to spend a quiet evening at the Wassermann home; Else Jerusalem was there also, displaying her wit and high spirits. Einstein thought that her good cheer seemed forced, however.
The formal welcoming ceremony at the university took place the next day. After several ardent introductions, Einstein presented a brief, general lecture, speaking in stumbling French to a mostly unruly audience—all in all, it was ‘an uncivilized occasion.'
The first of his several lectures at the university took place the next day, but not before he had listened to more flamboyant speeches by the academics and politicians gathered on the rostrum.
The hall was overcrowded and sizzling hot. On this occasion at least, there were many young people in the audience who took an interest in what he said, which put Einstein in a much better frame of mind. Several ‘inconsequential visits' followed, but he found them bearable. That evening he was a guest at a small dinner party in the home of the wealthy Alfredo Hirsch and his wife, a ‘beautiful Jewish woman.' Their luxurious home was filled with magnificent works of art, and there was even a pipe organ. Einstein mused that the urge to possess beautiful things was a barbarian's first step toward respectability; it reminded him of a child who is not satisfied with seeing a butterfly but needs to touch it or even put it in his mouth.
The next day was a rainy Sunday. Einstein spent the morning alone in his room, treasuring the blissful peace and quiet. He ruminated that a person has to be exposed to a great deal of turmoil before finding happiness in peace and quiet, and the past few days had prepared him sufficiently to attain that happy state. In the afternoon, he left his room and went for a walk with his host, Bruno Wassermann.
On Monday, March 30, Einstein delivered his second university lecture and then spent a pleasant evening with his cousin, Robert Koch, who resided in Buenos Aires. Since the two men were the same age, and had attended the cantonal school in Aarau at the same time, they had a lot in common and knew each other well. On this occasion, they marveled: ‘how old we have become!' (Einstein was forty-six.)
The next day, Einstein was invited to inspect the plant of La Prensa, Argentina's largest newspaper, where he viewed the very latest automated printing presses. The enormous expenditure of paper and of human effort dismayed him; he asked if it would soon be time for the automated reader, as well. A visit to the city's Jewish  quarter was on the agenda the following day. He was shown a newspaper office, an orphanage, and several synagogues (shuls), but the visit left Einstein unimpressed. It was a tragedy, he opined, that ‘the Jewish people lost their soul along with the lice'; but was that not the case for other nations, as well?
On April 1, Einstein and señora Wassermann were taken on a sightseeing flight in a German Junkers seaplane, which happened to be visiting Buenos Aires. It was Einstein's first ride in an airplane, and he was duly impressed, particularly by the takeoff. In the afternoon, he was received by Argentina's president, Marcelo de Alvear, and several ministers; afterward, he was taken on a tour of the Ethnological Museum until it was time to deliver his third relativity lecture at the university. Later, Lugones brought Einstein to his home, where the two men spent the rest of the evening. It had been a busy day. Einstein ended his account of the day's activities with ‘That'll do' (Das reicht).
The following day, Einstein traveled to the town of La Plata, forty miles from Buenos Aires. The quiet, pretty town charmed him, reminding him of towns in Italy. He was obliged to attend the formal start of the new term at the university, which was housed in superb, American-style buildings. The drawn-out academic ceremony included a number of exceedingly long speeches and musical performances.
Although there is no mention of him in Einstein's diary, his host in La Plata was Richard Gans, the director and founder of the university's physics institute. Gans was an accomplished German Jewish physicist who had immigrated to Argentina in 1911 but disapproved of Einstein's political views. Indeed, Gans harbored such fervent nationalist sympathies that he returned to Germany soon after Einstein's visit. His subsequent history in Hitler's  Germany is most surprising and constitutes a fascinating story.
Back in Buenos Aires, Einstein gave his fourth relativity lecture on April 3, afterward dining with the rector of the university. In a talk to the philosophy faculty the next day, he discussed ways of conceptualizing spherical space. He was then finally able to relax, spending another serene evening at the home of his cousin, Robert Koch, whose uncle, the French industrialist Louis Dreyfus, was also present. Einstein was impressed by Dreyfus, finding him very intelligent, canny, and good-natured.
On Sunday (April 5), the Wassermanns drove with Einstein to their country estate of Lavallol, a place where he was able to relax and escape the commotion surrounding him in the city. Lavallol was his sanctuary on this and several other occasions.
Back in Buenos Aires, Einstein visited a laboratory where experiments had demonstrated that exposure to intense monochromatic light caused subjective apparitions to appear on one's retina—this is an example of the ‘inconsequential visits' his hosts sometimes arranged. There was a large Zionist meeting in support of the Hebrew University in the evening, and after Einstein had listened to a number of pathos-laden speeches by the ‘Spaniards,' he gave a short speech of his own. Benzion Mossinsohn, whom Einstein had last seen on his visit to Palestine in 1923, gave a homespun speech in Yiddish, a language that Einstein found to be remarkably warm-hearted and expressive.
The next day, Einstein met with the eminent physician and the rector of Buenos Aires University, José Arce. Einstein was sufficiently impressed by Arce's clinic, as well as by the man, to comment on how much he stood out from his surroundings. Fortunately, Einstein was again able to recuperate from his crowded  schedule during a three-day stay at Lavallol, the Wassermanns' estate. While he was there, he had a ‘marvelous idea for a new theory' to connect electricity and gravitation.
On April 11, Einstein boarded a special railway carriage for the overnight trip to Córdoba, a city some four hundred miles northeast of Buenos Aires. He was not alone; with him traveled the philosopher Coriolano Alberini, Mauricio Nirenstein, Enrique Butty, and several others. On their arrival in the morning, Einstein was taken on a sightseeing drive through the barren and forbidding granite mountains west of the city. The excursion over, he was honored at a ‘very boring' government dinner.
In the morning, Einstein delivered his lecture—he would give only one at Córdoba—in a magnificent hall at the university and was then celebrated at a festive academic assembly. He sat next to the newly elected provincial governor, ‘a very fine and interesting person,' but apart from him and Alberini, Einstein had had his fill of the ‘tiresome profusion of Spaniards, journalists and Jews.' It took a droll speech delivered in Hebrew by a ‘trembling virgin' to restore his good humor.
Einstein admired Córdoba's wonderful cathedral, and he appreciated the well-proportioned houses without any silly decorations. He thought that he could detect remnants of the old Spanish culture, with its love of the land and awareness of higher things—at the price of being ruled by priests (Pfaffenherrschaft). Einstein decided that even that was preferable to a self-satisfied civilization devoid of culture.
On April 14, Einstein traveled back to Buenos Aires, overnight, in the same private railway carriage in which he had come. He was glad to be back, but he was in a sour mood and a terribly misanthropic frame of mind (bin schrecklich menschenmUde).
Most of the people he encountered struck him as ‘lacquered cigar-store Indians, skeptical-cynical, indifferent to culture, and debauched in oxen fat.' He felt severely oppressed by the thought of having to roam about there so much longer.
Two days later, Einstein met with the executive committee of the Zionist organization in the morning and was honored at a session of the National Academy of Exact Sciences in the afternoon. After he was elected as an external member, the academicians asked him such remarkably stupid scientific questions that it was difficult for him to keep a straight face. He was photographed by a portrait painter the next day, and later the same day, he gave the penultimate university lecture of his visit. Einstein's day was not yet over: he was honored at an evening reception given by the German embassy and to which only Argentinian dignitaries had been invited—no Germans were among the guests. Einstein suspected that this was due to the hostility that members of the large German community felt toward his pacifism. ‘A droll lot, these Germans,' mused Einstein, ‘I am a foul-smelling flower to them, but they keep sticking me in their buttonhole, all the same.'
Einstein's suspicions regarding the guest list for the embassy reception were confirmed by the report sent by Karl Gneist, the German ambassador, to the Foreign Office. He gave a glowing account of the popular interest generated by Einstein's visit: “Hardly a day went by without the papers bringing many columns of stories related to the person of the scientist and his theory…. The local German community, unfortunately, stayed away from all events because some members had objected to comments Einstein made in an interview with Nación, as being pacifist…. For the first time, a world famous German scholar came here, and his naive, kindly, perhaps somewhat unworldly manner had an extraordinary appeal for  the local population. One could not find a better man to counter the hostile propaganda of lies, and to destroy the fable of German barbarism.”
On April 18, at the Wassermanns' home, Einstein gave a private lecture to señora Wassermann's circle of female friends, but the Panther Cat was conspicuously absent. She was evidently miffed at Einstein for his having neglected her. Later, he addressed the Societa Hebraica, and in the same lecture he discussed both the spirit of Zionism and the size of atoms. The next day being Sunday, he relaxed at the country house in Lavallol, but in the evening there was yet another reception of Jewish Societies, with a speech by Mossinsohn and with singing. At the last university lecture (April 20), he spoke before a particularly enthusiastic audience, but on the following day he attended ‘a very tasteless reception' at a Jewish hospital. He found that occasion so annoying that he gave the organizers a dressing-down.
After five weeks in Argentina, the time had come for Einstein's farewell. At a luncheon for his closest associates in Buenos Aires, he presented photographs of himself to señora Wassermann and Professor Nirenstein, each inscribed with an appropriate, witty poem. Einstein had also prepared such a memento for Else Jerusalem, but the ‘Panther Cat,' still miffed at Einstein, was again missing from the circle.
The official farewell breakfast on April 22 was attended by all of the scientific and political bigwigs. A more informal farewell party, given by the university students, took place in the evening—this was more to Einstein's taste. There was a lot of singing and guitar playing, and to cap it off, Einstein played his violin.



Banquinazos


Los neoyorquinos que se desayunaron leyendo este suplemento pagado por el gobierno argentino...


...se acordarán de que hace unos poquitos años nomás se desayunaban leyendo este otro suplemento pagado por el gobierno argentino?



 

21 de septiembre de 2016

Made in China



Parece que la estación orbital china Tiangong 1, puesta en órbita en 2011, está fuera de control y va a caer a tierra durante 2017.

Obviamente para los chinos está todo bien, y sucede que el artefacto ha "cumplido su misión histórica". Bastante breve la misión, si se la compara con el SpaceLab que estuvo en sevicio activo entre 1983 y 1998, la estación orbital Mir que estuvo en servicio entre 1983 y 2001. Ni hablar de la Estación Espacial Internacional que está en servicio desde el 2000.

El artefacto chino apenas va a durar mas o menos lo mismo que el pionero SkyLab que lo antecedió  38 años y que reentró en la atmósferá en 1979.



 

19 de septiembre de 2016

Esqueletizado



Hubo un tiempo en que los fusiles finos venían con soberbias culatas de maderas exóticas.
Ahora ni culata, lo que traen se llama chasis y punto.
A mi que nunca me gustaron las culatas de madera sólo para superar mi preferencia por el polímero, me vendría bien uno de los nuevos Tikka T3 TAC, modelo tan nuevo que ni figura en el catálogo. 



 

18 de septiembre de 2016

Missouri

La noticia es que el estado de Missouri acaba de ampliar de manera notable los derechos de los usuarios de armas habilitando la portación oculta sin permisos específicos y ampliando el alcance de la "Doctrina del Castillo".
La imagen del Chiappa Rhino es solo ilustrativa.


 

16 de septiembre de 2016

Un clásico gorila





Paper mayhem


Hoy después de meses me toca una mañana de agenda liviana. Para aprovechar decido ordenar la oficina. Me enfrento -literalmente- a 15 meses de papeles acumulados. espero que una de las pilas no se derrumbe porque no tengo suficientes elementos de apuntalamiento.



 

14 de septiembre de 2016

Mini Davos





 

13 de septiembre de 2016

Después de Heinlein, después de Friedman, Tiernópolis te explica TANSTAAFL

¿Alcanzan 30 años?



En estos días estoy trabajando en un paper que me obliga a revisar el drástico cambio de la estructura social del espacio agrario pampeano en el último tercio del siglo XIX. Entre los textos que estuve viendo me topé con un escrito de Fernando Devoto (no lo había leído hasta este año, cosa que lamento) que hace foco en los cambios ocurridos entre la asunción de Roca y el Centenario. Apenas 30 años, pero treinta años de transformaciones profundas, de demolición de estructuras arcaicas, malones, indiadas y cacicazgos no solo indígenas. 
Aunque claro, esos 30 años tenían la ventaja de que muchísima gente coincidía en la ideología del progreso y además tenían la base de tres presidencias fundacionales (Mitre, Sarmiento, Avellaneda) que no sólo pusieron los cimientos ideológicos sino que adelantaron parte del trabajo sucio. 
Viendo la transformación de la Argentina de entonces, me viene una pregunta. Si hoy la política argentina pudiera cristalizar un cambio sostenible, si las promesas exteriores de inversión, si el viento de popa encontrara timoneles  ¿alcanzan 30 años para revertir el desastre de casi un siglo de decadencia moral, cultural y económica?



Títulos intercambiables.


Otro ejemplo de bias: ¿A nadie se le ocurrió escribir "Hillary Revealed, An American Journey of Ambition, Ego, Money and Power"?



Año de la Productividad







   Cuando Michelle Bachelet cambio su ministro de Hacienda por un demócrata cristiano, Valdés fijaron este año como “El Año de la Productividad”, en vista de que el país no crece. El nombre que le pusieron me recordó los planes quinquenales de la ex Unión Soviética.

  Sin embargo, una cosa son las palabras, las buenas intenciones y otra cosa son los actos. Para los partidarios de la retroexcavadora hablar de productividad, crecimiento pertenece a los que ellos llaman despectivamente neoliberalismo. Ser de derecha. Por eso, cuando el país empezó a retroceder debido a las reformas económicas de la Nueva Mayoría, empezaron a hablar del crecimiento. La Nueva Mayoría por un momento se derechizo como dijo un intelectual de Izquierda, así como la ex derecha con su candidata presidencial se izquierdizo al poner el tema de la igualdad en la campaña. Según los economistas del oficialismo, la reforma tributaria no iba afectar la economía. Con todo, siguen echándole la culpa a los factores externos.

  Cualquiera persona que ha estudiado un poco de economía, sabe que cuando el gobierno gasto mucho, que le ha sacado plata a los privados o particulares vía impuesto, éstos últimos no pueden producir como quisieran. Un periodista destacado y divulgador de la Escuela Austríaca en los Estados Unidos, fue Henry Hazlitt, quien escribió el libro La economía en una lección. Leyendo ese libro se van vacunar de los economistas y políticos demagogos. Una frase que él escribió y retrata el impacto de la reforma tributaria, es la siguiente: “Cuanto mayor sea el porcentaje de renta nacional que absorban las cargas fiscales, tanto mayor será la disuasión ejercida sobre la producción y la actividad privada”. Claro como el agua.

  Otra frase: “Los excesivos gastos son principalmente el resultado de los esfuerzos del gobierno para redistribuir la riqueza y el ingreso en breve, para forzar al sector productivo a que sostenga al sector no productivo. Esto erosiona los incentivos al trabajo tanto de los entes productivos como de los no productivos”. Recuerden que Bachelet ha contratado a cien mil personal en la administración pública. Última frase de Hazlitt: “Pero por cada empleo que sus gastos proporcionan, nuestro propio gasto proporcionará un empleo menos, porque no dispondremos de la cantidad que nos fue sustraída. De igual forma, por cada empleo creado merced a los gastos de los funcionarios, los contribuyentes proporcionan un empleo menos. Cuando un ladrón nos despoja de nuestro dinero no adquirimos nada a cambio. Idéntica situación se da cuando somos desposeídos de nuestro dinero mediante impuestos destinados al sostenimiento de burócratas inútiles”.

 Veamos los hechos.

 Según Raphael Bergoeing , economista del think tank de los oligopolios, Centro Estudios Públicos (CEP), el 70% del gasto público se va en sueldos: "Si agarras el presupuesto del Estado chileno, contando sólo en la parte gastos, más o menos el 70 por ciento de ese presupuesto son sueldos, entonces hay personas involucradas (...) en ninguna parte del mundo es fácil hacer ajustes en la parte sueldo". El catedrático de la Universidad de Adolfo Ibañez aún cree que sus interlocutores son racionales. Me refiero al gobierno: "Un gran desafío que tiene el país, y que no es un problema de este Gobierno sino de todos los gobierno hacia atrás, es modernizar el Estado". Parece que no se atreve decir reducir el tamaño del Estado. Después de todo, él trabajo en un gobierno que aumento la burocracia. Obviamente, me estoy refiriendo al gobierno de Piñera. Estos tipos que hablando del gobierno corporativo, esto es, de las diversas reparticiones del Estado, se arregla la cosa como lanzaron la Alta Dirección Pública. Se le olvida al sesudo investigar que este gobierno contrato a más de cien mil personas para aumentar la productividad. Aumento la burocracia.

  Otro punto que salió en las portadas de los diarios, es que el gasto público bordea el 24% del Producto Interno Bruto (PIB). El más alto en 26 años, desde los que los militares entregaron el poder.   El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés dijo estas siguientes palabras a raíz del mismo tema: “Queda trabajo por hacer en términos que la política fiscal pueda lograr estabilizar el deterioro del déficit fiscal. Chile tiene que hacer lo necesario para que el déficit fiscal no se amplíe más”.

   Para ser productivo este años, hay que recordar que el Gobierno inyecto 75 millones de dólares a la televisión estatal (TVN) a costa de los contribuyentes. El canal tiene perdidas.

 Por un blog me entere que los políticos de la Nueva Mayoría han puesto a parientes como asesores, ganando millonarios sueldos . Son 18 personas. En realidad, sabía que habían puesto a la parentela. Recuerden el hijo de Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos en el puesto de Primer Damo de la Nación. Los sueldos son por sobre los 5 millones de pesos. Todo esto gracias a Eduardo Frei Tagle, quien elimino el artículo que prohibía el nepotismo en la administración pública. Así, el abogado Jaime Gajardo Alarcón, militante del Partido Comunista e hijo del dirigente del Colegio de Profesores, que trabaja como fiscal en el Ministerio de Desarrollo Social.

  Está el ex subsecretario de Transporte del primer gobierno de Bachelet, Danilo Ñuñez, a quien le toco implementar el Transantiago, y que ahora se desempeña como asesor del Ministro de Energía como Jefe de la Unidad de Gestión de Proyectos. Recuerdan la frase de Bachelet: “Nadie se repite el plato”. Esta la amiga intima de Michelle Bachelet, María Estela Ortíz con quien comparte una propiedad en Caburga. Se desempeña como Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia y Adolescencia.

   Esta Marcela Goic Boroevic encargada o subencargada del Departamento de Contenidos de la Presidencia, quien es hermana de la senadora Carolina Goic y del director de Sence, Pedro Goic. Ella, además, está con Pablo Bello, quien fue ex subsecretario de telecomunicaciones del primer gobierno de Bachelet. Todos “servidores públicos” o explotadores públicos que viven a costa de Doña Juanita. Recordaran que la actual presidente de la Democracia Cristiana, la senadora Goic dijo estas palabras para el funeral del ex presidente de la República, el DC Patricio Aylwin: “Yo hoy con esa misma humildad o mucha más, ante usted y ante todos los que estamos acá acompañándolo, también creo que es momento en que los políticos pidamos perdón. Perdón por no haber actuado a tiempo, perdón por los abusos de poder, perdón por la falta de ética, perdón por haber traicionado la confianza de aquellos que representamos, sirviendo a otros intereses y no la de las familias y chilenos y chilenas”. Siguen con el abuso de poder y poniendo sus intereses por sobre lo del país. ¿Con qué cara?

   Los lazos políticos importan. Como asesor del Ministro Nicolás Eyzaguirre en Secretaria General de la Presidencia, está Exequiel Silva. Fue diputado por Valdivia entre 1994 y 2006 y fue ex jefe de gabinete de Edmundo Pérez Yoma.

  Según dice la nota, porque unas personas sacaron un doctorado en una universidad extrajera o trabajaron para la ONU, eso justifica sus millonarios sueldos.

   Casi me olvido del sueldo millonario que tiene el Presidente de la República y los ex presidentes, los cuales reciben el doble de lo que ganaban. Una falta de respeto total a las personas. Sólo comparable a la pensión que recibió la esposa del socialista Osvaldo Andrade por haber trabajado en Gendarmería, incluso recibiendo más que un general o un almirante en retiro. Son cinco millones de pesos mensuales. No hay que olvidar a costa de doña Juanita y su negocio. Las pensiones en todas partes corresponden a la mitad de que ganaban. Y estos políticos quieren la dar la impresión de que son “expertos” en el tema de las pensiones: Lagos y Piñera (el malo).

 Casi me olvido del millonario gasto para la Nueva Constitución. Sólo para contratar a expertos juristas.

  Como consecuencia de las políticas de este gobierno, tenemos el alto desempleo y baja productividad. Sin embargo, la culpa es de la CIA que compro a los empresarios. Y sobre todo los de la UDI. Lo que equivale a echarle la culpa al Partido Nacional de las políticas de Salvador Allende.
 

12 de septiembre de 2016

Trepando hasta Jólibud como pedo de buzo

Pablo Echarri anunció que hará una película sobre Hebe de Bonafini

El actor se ocupará de la producción y ya convocó a Rita Cortese para encarnar a una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo

Pablo Echarri inauguró hoy el 6° Festival Independiente de Cine Político, y aprovechó la ocasión para anunciar su próximo gran proyecto: una película sobre la vida de Hebe de Bonafini .

Aunque él no quiso dar muchas más precisiones, Echarri será el productor de la película y ya convocó a Rita Cortese para el papel de Hebe, a Pablo Ramos para encargarse del guión y a Tristán Bauer para la dirección.

De esta manera, Echarri se mete de lleno en su faceta como productor cinematográfico. Su debut en este rol (ya había producido en televisión) fue con la película Al final del túnel, film en el que además actuó junto a Leonardo Sbaraglia.




Cayó piedra


El título no tiene que ver con que esta mañana haya granizado.
Refiere a que ayer se desenterró en el Chaco el que por ahora parece ser el 2º meteorito mas grande del mundo, bautizado Gancedo, un cascote de casi 31 toneladas.


La salud es lo que importa


Visto en Twitter.


#LandOfHopeAndGloryBrexitLastNightOfTheProms2016




 

11 de septiembre de 2016

Maestro

La Argentina tiene la nefasta costumbre de convertir a sus personajes históricos en íconos pétreos y se exaltan o alternativamente se ocultan las facetas que la ideología del cronista quiere. Algunos se convierten en ángeles que hicieron todo bien, otros en seres perversos que hicieron todo mal.
Como a mi me gusta ver las cosas tal cual son, siendo que el Loco Sarmiento me parece una figura extraordinaria pero relegada a ser recordada sólo por la escuela y los maestros y no por la cruzada modernizadora que impulsó, lo recuerdo hoy trayendo a colación la figura de su Cid Campeador en la lucha contra la montonera. El Coronel Ambrosio Sandes. 




 

10 de septiembre de 2016

Oświęcim


Nada. Eso,

 
Cargando...