21 de abril de 2014

Partida


Dos pensamientos que me provoca la partida de García Márquez.

Por un lado no puedo dejar de pensar en su eterna cercanía con Fidel Castro y su régimen. Eso lo descalifica en todos los apesctos como periodista. Un periodista que se precie de tal no puede ser amigo de regímenes totalitarios, por muy superior sea la calidad de su prosa.

Como escritor no puedo decir mucho porque no pasé de la página 10 de su "Cien años de soledad".

12 comentarios:

carancho dijo...

Comparto, Jorge. Jamás me atrajo la literatura sudamericana, y no pasé de un par de cuentos de Borges.
Por otro lado, me gustaría que alguien me explique la fascinación que el geronte dictador caribeño despierta en tanta gente. Es incomprensible para mí.

Anónimo dijo...

Comparto lo de Carancho. Yo tampoco comprendo por que la izquierda y la sociedad mundial, en general, jamás tuvieron ni tienen palabras de rechazo hacia la isla cárcel o a la aniquilación de millones de personas por parte del comunismo soviético, de Corea del Norte o China. Pareciera que solo los totalitarismos de derecha deben ser enjuiciables. Por ejemplo Vargas Llosa es habitualmente repudiado por su pensamiento liberal y, que yo sepa, no se juntaba a tomar el té con ningún dictador de derecha. A mi, 100 años de soledad me gustó; el resto me pareció insoportable - Juan

Jorge dijo...

Es verdad. Mucho más le pegaron a Borges por compartir una foto con Videla (en la que también estaba Sábato) y por algún comentario sobre Pinochet.

TATA dijo...

jaja, yo cometi el error de leer primero al terrible Coehlo (aun no encuentro la razon)
no pase de la pagina 4 de 100 años de soledad, me parecio un coehlo masomeno arregladito, con un cachito de mas calidad, pero ahi...

Leandro dijo...

Buenos días.
Yo lamento disentir en algunos aspectos. Por un lado, de acuerdo completamente con el hecho de que su faceta como hombre público me indigna, no tanto por estar en las antípodas de lo que yo opino, sino porque conociendo la potencia argumentativa que tenía, sus argumentos pro Castro eran claramente despreciables (por calidad).

Ahora bien, toda la serie de escritos de ficción me parecieron buenos en cuanto a argumento y personajes, y mejores en lo relacionado al cómo se vive/vivía en el s. XX en el tierra adentro de Latinoamérica.

Los paisajes paupérrimos (en lo mental de sus habitantes) que pintaba se parecen mucho (hipérbole mediante) a lo que todavía puede encontrarse. Y si bien se trasluce alguna nostalgia por las vivencias de juventud, a mi me pareció que lo que hay es crítica, no elogio, a esa extemporalidad que afecta las pampas Río Bravo pabajo.

Pero, claro, la literatura es opinable.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo termine de leer "el coronel no tiene quien le escriba", su obra cumbre (100 a%os...) en tres intentos de lectura en algun verano, apenas llegue a la pag. 50, terrible plomazo. Creo que si no fuera material de lectura de algun profesor de literatura progre, no vendia ni un libro. Me parece muy inflado el tipo, gracias a miles de chantas que dicen haberlo leido, y como mucho habran googleado alguna cita para colgarla en el twitter o el facebook.
Bandiera

El Enmascarado dijo...

Tal vez por una cuestión de edad y generación, me encuentro entre los que disfrutan de los autores latinoamericanos, aunque no necesariamente de todas sus obras.

Y esta categoría algo arbitraria de "autores latinoamericanos" une a autores tan disímiles como Borges, que amaba los cuentos y poesías y que nunca escribió una novela, con los monstruos de la novela del realismo mágico como García Márquez, Juan Rulfo, Cortázar y tantos otros que hicieron un nuevo movimiento literario distinto totalmente de lo que se escribía en el mundo en los años 50 y 60.

No sé si García Márquez está "inflado" por sus posiciones de izquierda, pero Carta Abierta está repleta de escritores zurdos y, por sus obras, ninguno ha trascendido más allá de la Argentina o, a lo sumo, del Río de la Plata. Es probable que dentro de 100 años no se acuerde ni el gato de ellos.

Algo más deben haber tenido tipos como Juan Rulfo, Cortázar o García Márquez para distinguirse y ese "algo más" es lo que hace la diferencia y está en su forma talentosa de escribir.

Borges para mí juega en una categoría distinta ya que su obra es tan original y fantástica que, si no hubiera sido por la mezcla necia de los suecos de incluir su ideología "de derechas" al evaluar su obra, deberían haberle dado el Nobel. Curioso acusarlo de "derechas" cuando era un anarcoliberal bastante utópico, ¿no?

Pese a esto, Borges y sus obras se estudian, se analizan y se enseñan en las principales Universidades de EE.UU. y de Europa, y se ha incorporado a los grandes de la literatura universal, así como García Márquez y Cortázar.

Y si todo el tiempo tuviera que fijarme en la ideología política de los autores literarios de ficción o de los músicos para disfrutar o no de sus obras, me temo que me habría perdido unas cuantas cosas buenas de la vida.

Pero sobre gustos y formas de ver las cosas, no hay nada escrito y todo es igualmente respetable.

Anónimo dijo...

Parece que todo el mundo se olvida de dos verdaderos colosos de la literatura y que son latinoamericanos y escriben como tales: Vargas Llosa y Bolanho. Creo que lei Detectives Salvajes en menos de dos dias. Vaya el recuerdo a un verdadero genio como fue Bolanho.

BlogBis dijo...

Sepan disculpar, pero a mi me encantó (literalmente) 100 años. En mi casa cada dos por tres incluso recordamos alguna aventura de la familia Buendía. O al coronel, haciendo sus pescaditos para después fundirlos una y otra vez... o la lluvia de cuatro años, once meses y dos días que sufrió Macondo.
Borges por acá es lectura recurrente. No tanto como obligada, porque no logré que BB Jr lo afronte. O Roa Bastos, con su enorme Yo, el Supremo. Todos son de mi mas alta estima literaria.

Vargas llosa no. Habrá girado de viejo a las políticas de libre mercado, pero no me gusta como escribe.

Me permito opinar que respecto a García Márquez hay muchísimos que opinan -y en especial de los que hoy lo lloran- que nunca le leyeron una línea. Algo paralelo a Borges, del que hay una cultura del "no lo soporto" de gente que nunca ni siquiera encaró un libro del Maestro.

Y despúes, lo ideológico. Si me gusta como escritor se separar lo que fueron como persona.

¿Cortázar, anyone? Ejemplo del progre setentista/ochentista, "comprometido" y "revoluconario" desde el living en París. Pero un troesma con la Olivetti.

Anónimo dijo...

Me sumo a las stas de 100 years de pastorutti: 3 páginas y out.

Regina dijo...

En lo personal las novelas que lei de Garcia Marquez, me gustaron, pero nada mas, no son nada extraordinario. No pueden ni acercarse minimamente a ningun trabajo de Borges. Es casi ofensivo enumerarlos en lista alguna.Borges ( para ponerlo en palabras del colombiano)no era de este mundo. La defensa de Castro y su distopia es abominable, carente de sustento de todo tipo. Como llegar a decir que gracias a su intervencion muchos pudieron salir de la isla (se puede ayudar a alguien a escapar del paraiso?)Y de profes progres ya estoy hartaaaaa.

Miguel dijo...

Coincido 100% con Blogbis, como síntesis un magnífico escritor y un impresentable politico.