29 de junio de 2014

Un vicepresidente rosarino

La verdad que no sabía nada sobre este hombre, hasta que escuché su historia ayer por radio.
Elpidio González. 
Una muestra de que la política argentina no siempre fue una inmundicia ni un antro de corruptos.

5 comentarios:

Gus VF dijo...

Desgraciadamente el radicalismo actual olvida o hace olvidar que en su seno tiene como gran capital a personajes históricos que han dado estos ejemplos éticos. Aunque se esfuerzan por parecer peronistas, nacieron de otra historia social y humana, con ella se identifican y eso de algún modo los salva. Le doy un premio a quien encuentre algún personaje similar en el peronismo…

También es cierto que esa épica de ser “el mejor ejemplo porque murió pobre” ha sido inspiración y justificación para cuanto pobrista quiso encaramarse, y así sus gobiernos han sido bastante desastrosos económicamente.

Volveré a votar a los radicales el día que rescaten la línea alvearista antipersonalista. En este sentido me parece bastante rescatable Oscar Aguad, quizás el único radicheta actual al que oí hablar acerca de acabar con los populismos y favorecer el libre comercio.

BlogBis dijo...

Gus VF, recomiendo leer atentamente al radical original: Lenadro N. Alem: federalista a ultranza, defensor acérrimo de la libertad económica, progresista de veras...!
Lástima que el radicalismo se obstina en abrazarse a la prédica de su sobrino lelo

El Enmascarado dijo...

BB, Alem, una vez graduado de abogado en Bs. As., militó bastante tiempo en el Partido Autonomista de Adolfo Alsina que se oponía a la federalización de la capital en Buenos Aires que pretendía Mitre...

Después habrá evolucionado imagino.

BlogBis dijo...

No, no... la federalización de BA no se dió como un proceso natural de consolidación des sistema federal aunque parezca contradictorio. Fue la frutilla del postre del fenómeno de avasallamiento de las provinicas por un estado nacional que excedió desde entonces lo que la CN le ordenaba.

El Enmascarado dijo...

Caro BB, vos conocés mucho mejor que yo la historia del federalismo argentino, así que me guío por tu criterio.