3 de julio de 2014

Efectivamente, Enmascarado


6 comentarios:

El Enmascarado dijo...

Sine, muchísimas gracias por confirmarme la cifra, que me parece increíble.

Éste..., eh..., ¿cómo decirlo?..., me temo que vinieron tantos tipos atraídos por la foto de la alemana borracha, y por el título con gancho sexual, que por la calidad de lo escrito.

En cualquier caso, creo que me he ganado un postre Rogel santafesino o alguna delicia local rosarina que Uds. sabrán disponer cuando los visite.

Recuerden que prefiero las delicias brunettes de ojos verdes o azules de 30 a 40 años, pero tampoco me voy a poner en estrecho...



Nicolás dijo...

Son tan básicos los animalitos.
E>R.

Sine Metu dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=QKNnwLL991c

Gus VF dijo...

¡Felicitaciones, don Enmas! Habrá que ir pensando en una nueva estrategia de penetración cultural a través de esta nueva técnica comunicacional que es la “Pornografía Ilustrada”. ¡La Chicciolina y Platón, un solo corazón!

El Enmascarado dijo...

Sine, siendo las 0300 am voy por los 1.380 views, así que seguimos sumando.

Gus VF, me temo que debo preguntarle: ¿cuál pornografía ilustrada puse yo?

¿Ud. se hizo alguna vez un test de Rorscharch? ¿Vió acaso pornografía en esa multitud de genitales femeninos y murciélagos que yo ví? Un degenerado me pareció ese Rorscharch... (Para las entidades sin humor aclaro que escribí en broma las preguntas de este párrafo).

La Srta. choborra está hace rato en Internet y no se le ve nada genital en acción, más bien está en una actitud pasiva ya que está inconsciente de la curda provocada por los hectolitros de alcohol que trasegó.

No quiero ni imaginarme si hubiera subido una foto tomada en cierta playa marbellí donde a una inglesa borracha, que estaba desnuda tirada boca abajo, unos jóvenes argentinos que la encontraron en ese calamitoso estado y luego de comprobar que estaba viva y no en coma alcohólico sino que tenía una formidable cogorza, le pusieron una cala, con su tallo enhiesto, entre los cachetes de las nalgas...

Nunca me animé a preguntarle a mi joven pariente de dónde había sacado en Marbella una cala a esa hora temprana de la mañana.

Por otra parte, le aclaro que el mérito de atraer lectores con imágenes interesantes, fue obra de mi admirado coblogger Sine.

Él fue el precursor en el blog en colocar fotos de señoritas pulposas para adornar
post serios, obteniendo mi beneplácito y el de otros rústicos básicos que disfrutan desde hace años de actividad sexual, no autoreferencial, porque se conocen más mujeres de esa manera y se amplía la cultura, se aprende y se enseña, y se vive la vida con más optimismo y buen humor. Y además el pelo de la cabeza mejora y brilla y el de entre los dedos de las manos desaparece.

Platón decía que el hombre es un zoom politikoom (no lo escribo en griego porque me da fiaca), es decir, es decir un ser social, no un amargo.

Abrazos

Gus VF dijo...

Uy don Enmas, no me hable del test de Rorscharch que me hago el bocho! porque me recuerda las cosas que vi, unas curvas voluptuosas y unas sinuosidades que invitaban a la lujuria (pertenecientes a la Srta. Licenciada que me lo tomó y que prefirió no ‘mancharse’ conmigo…)

Vea, se hizo una vez un estudio con un film (ahora no recuerdo el nombre) en el que se produce un crimen. Después de la función se le preguntaba a los espectadores sobre ese momento de la película y casi todos decían recordar vívidamente el arma y la sangre en esa escena, cuando en realidad nada de eso se veía explícitamente en las imágenes. La emoción, la imaginación, lo subliminal hacía el resto… ¡como con su alemana, don Enmas!

No me diga que no le estoy poniendo una excusa científica a mi exagerada apreciación, sobre todo considerando que escribí mi comentario después de haber visto el perturbador videíto de Sine y con mi última neurona de las 3 de la matina.

Por último, en pos de no “zoonizarnos” mutuamente y con ello arrastrar hacia el error al resto de nuestros distinguidos lectores, permítame aclarar que el concepto de “zoon politikón” es de Aristóteles y no de Platón (a este último, por otra parte, le gustaban más bien los Cicciolinos), con lo que el cántico enfervorizado de las masas populares por el auge de la pornoilustración debería ser un “¡déle, déle, déle, la Cicciolina y el Aristotéles!!”

Un abrazo.