14 de julio de 2014

The end is comin' soon



La próxima vez que elijan una canción para alentar a la selección asegúrense que la original no diga cosas como:

Veo una mala luna creciente.
Veo problemas en el camino.
Veo terremotos y relámpagos.
Veo malos tiempos hoy.

o

Oigo los huracanes que soplan.
Sé que el final está llegando pronto.
Siento ríos desbordados.
Oigo la voz de la rabia y la ruina.

o

Espero que tengas tus cosas en orden.
Espero que estés dispuesto a morir.
Parece que estamos en mal tiempo.
Un ojo es tomado por ojo.




Y ahora que lo pienso, es la misma melodía que eligió La Campora para alentar a su Fuhrer. Buena elección. 

15 comentarios:

Gus VF dijo...

Así es Sine, en algún momento iba a comentar que este mismo tema lo usan los camporitas, una melodía yanqui, por otra parte, ¡qué vendepatrias! Lo que no se me ocurrió es ver qué decía la letra original, muy bueno jajajaaaa!

Alguna vez pensé grabar en joda esto:

Vamos, vamos, Argentina
Vamos, vamos, a ganar!
Que esta barra quilombera
No te deja, no te deja
No te deja, no te deja,
No te deja, no te deja,
No te deja, no te deja,
No te deja, no te deja
No te deja, no te deja… (vinilo rayado hasta el final, con música de fondo que se va poniendo cada vez más opresiva y deforme)

Yo siempre con mi amor por las manifestaciones masivas ¿no?

El Enmascarado dijo...

¿Melodía yanqui, nada más?

Es una obra del totalmente californiano grupo de rock Creedence Clearwater Revival de los Hermanos Fogerty, Doug Clifford y Stu Cook que hicieron bailar a todos los que éramos jovencitos entre 1968 y 1972, para no hablar del contenido de sus letras bien típicas de los temas de ese tiempo en EE.UU.

Aún me acuerdo la letra y música de Proud Mary, Born on the Bayou, Good Golly Miss Moly, Who'll stop the Rain; Have you ever seen the Rain, Green River y, por supuesto, Bad Moon Rising, la auténtica, para citar algunas pocas.

Gus VF, Creedence fue una auténtica maravilla que marcó una época y cuya música sigue siendo de las mejores surgidas en U.S.A.


carancho dijo...

Profética, que le dicen...

Gringo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=s6N1Zbg9CmQ

Gus VF dijo...

¡Geniales, don Enmas! Para esos años mis bandas preferidas eran The Beatles (por encima de todos), los Stones y Creedence, también los Bee Gees de aquellas primeras épocas. Me acuerdo que teníamos un conjunto folklórico (como se decía entonces) con cuatro compañeritos de los últimos años de la primaria, 10/12 años, íbamos a estudiar con un profesor de guitarra, muy tradicionalista, que había sido muy famoso en su época y que nos empezó a llevar a cuanta peña, festival, club o colegios había por la zona, meta zamba y chacarera, con la cinta celeste y blanca colgando del clavijero… pero cuando terminábamos los ensayos y el profe se iba, yo me ponía un bombo legüero entre las piernas como si fuera el redoblante de una batería y empezábamos a tocar temas de Creedence ¡y ahí sí que disfrutábamos! Con uno de ellos, excelente guitarrista, nos juntamos años más tarde, ya adolescentes y con la cabeza partida por bandas como King Crimson, Yes, Mahavishnu, Génesis y mil más… que todavía no consigo superarlas!

Un abrazo.

El Enmascarado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Enmascarado dijo...

Estimado Gus: ¿los Beatles? Yo no, era muy chico...







¡¡¡Jajajaja! ESTOY BROMEANDO, pero por un segundo se lo creyó y me iba a mandar a la merde, ¿no?

Sus gustos musicales eran iguales a los míos en esos tiempos.

¡¡¡Qué gran época para ser joven fue la nuestra, grandes grupos musicales que cambiaron la música rock, seguían existiendo los "discos lentos" para chapar al compás del Eddie Gormet y el Trío Los Panchos o con Armando Manzanero o con los grandes cantantes italianos o franceses como Aznavour y viva Frank Sinatra con su Extranger in The Night; encima con la liberación femenina con el todos a "bailar", la difusión de "la píldora" y no había SIDA!!!

¡Y se podían levantar minas por la calle y desde auto a auto sin pensar que te iban a afanar o que te iban a tirar gas pimienta en la cara!

Mejor no sigo porque los jóvenes van a querer viajar en el tiempo para atrás...

Abrazo.

Gus VF dijo...

Casi casi Enmas… “chico para Agustín Magaldi serás…” y no me haga escribir el resto de lo que pensé… ¡Jajajaaa! Pero ojito, por lo que sé Ud. sería como un hermano BASTANTE MAYOR para mí, que ando por los 50 apeeenas larguitos, ejem… que si escuché a los Beatles a partir de los 6-7 años fue gracias a mis hermanos y primos MUY mayores ¡jajjaaa!

Tal cual, si los péndex de ahora supieran las libertades que teníamos, podíamos caminar por calles suburbanas a cualquier hora de la noche solos o con noviecitas y no pasaba nada!!!, las casas abiertas, sin rejas… ahí lo tengo todavía al “Estréinyer…” en disco simple 33 ¼, también el “Música para la G.C.U.” con la tapa de Landrú, el de “Modart en la Noche”, y agarresé con esto que todavía lo tengo en el estante, no me diga que no empezó a interesarse seriamente en el aprendizaje del idioma francés después de escuchar esto:

https://www.youtube.com/watch?v=td1QKG6PO3Y

¡pero no cuente qué hacíamos mientras lo escuchábamos, porque este es un blog decente!

Un abrazo!

El Enmascarado dijo...

Gus VF: vos, mocoso de 50 y pocos pirulos, escuchá al Big Brother Enmascarado:

El Longplay Música para la G.C.U. Volumen 1 salió a la venta, si no me falla la memoria, en 1966 cuando yo tenía 15 años y vos estarías en el Jardín de Infantes.

El Volumen 2 salió en 1967 y de ése estoy bien seguro porque en Miramar ese verano me "metí" (arcaísmo absoluto) con una rubia infernal y muy simpática, pero con un cerebro de mosquito paquetísimo (combinación ideal para un tipo de mi edad en ese momento), razón que explica porqué me dio bola a mí en lugar de a los otros numerosísimos buitres que revoloteaban a su alrededor.

Así que no discuto que habrás escuchado los discos por tus hermanos mayores, pero un poco mayor ya te habrás castigado escuchando en radio "Las
Siete Lunas de Crandall" con Nucha Amengual como locutora. ¡Qué fantástico programa!

En cuanto a al tema de Jane Birkin y eso de que "no cuente qué hacíamos mientras lo escuchábamos, porque éste es un blog decente", yo nunca hice nada con vos, che, ni con ningún tipo.

Esa canción la bailé y la disfruté exclusivamente con señoritas...

Me había resultado un pibe, el Gus VF. Joder, sigo siendo el fósil del Blog.

Un abrazo igual, pibito.

El Enmascarado dijo...

Corrijo un error, la locutora de Las Siete Lunas de Crandall era Nora Perlé.

Y esta era la cortina musical del programa: Señoras de 50 para arriba, disfrútenla haciendo memoria de cuán bien, o mal, se portaron con esta música de fondo escuchándola en un auto en Villa Cariño o estacionado en el Guindado frente al Planetario...

(SÍ, YA SÉ. NINGUNA ESTUVO NUNCA EN ESOS LUGARES DE FRANELA, NI TAMPOCO EN UN AUTOCINE, PERO TODAS TENÍAN A UNA AMIGA QUE SÍ ESTUVO...).

https://www.youtube.com/watch?v=ibD5DS75RSE

Anónimo dijo...

Dedicado especialmente, to my masked friend...

http://www.youtube.com/watch?v=uKSuG1LOaYI

Ecce Mono

Gus VF dijo...

Joder, se la dejé picando para las fauces de la malinterpretación y Ud. que no se me pierde ninguna… aunque bueno, reconozco que dada la gravedad de lo que está en juego, nada menos que nuestra hombría y nuestro absoluto y honroso desconocimiento de tales artes de unión unipolar, es más que urgente la rectificación de mi desafortunada frase, que debió decir impersonalmente: “y no cuente qué se hacía mientras se la escuchaba, porque…” etc., etc.

Otra imprecisión literaria de mi parte es que cuando digo “50 apeeenas larguitos” en realidad estoy queriendo decir que los números “larguitos” de los cincuentones empiezan a partir de los 55 en adelante y no antes, es decir, mi PREOCUPANTE realidad es de apeeenas más que 55, con lo que espero que conmigo su atribulada autoestima etaria igual siga hallando consuelo y compañía entre tanta borregada bloggera que nos circunda. Calcule que a estas alturas 6, 7, 8 (!) años no hacen la diferencia don Enmas… por lo menos por ahora, que más tarde o más temprano allá en el horno nos vamo’ a encontrar!

Eso sí, para darnos corte de caballeros experimentados e impresionar a la muchachada (¡sí, algún día!) sigámonos tratando de “usted”, che. Pero ni pienses que si nos conociéramos personalmente en vez de ser dos enigmáticos entes virtuales no te tutearía, nuestro cortés y circunspecto trato es pour la galerie, ¡no se lo digamos a nadie!

Ah! la “Luna de Crandall” mayormente me la perdí, yo me daba con “¡Modaaaart en la nocheeee, tu show nocturno ex-clusivooooo… con un amigo que les hablaaaa, Pedro Aníbal Mansiiiaaaaa!”, sobre todo los sábados 0:30hs que venía la “¡La media horaaaa… con los BÍIIIIIIIIIIITLSSSS!” (ahora mienten cuando dicen que acá se escuchaba siempre a los Fab Four por la radio en los ‘60, lo que cundían eran los trogloditas del Club del Clan).

En fin Enmascarado, ¡este post ya apesta a naftalina, se nos van a rajar todos!

Un abrazo.

El Enmascarado dijo...

Ecce Mono: muchas gracias por traer a Mina como ejemplo de esas cantantes tanas sensacionales como ella u Ornella Vanoni para mencionar otra más.

Tante grazie, caro.

Arriverdici

El Enmascarado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Enmascarado dijo...

Gus Vf: ¡Jajaja! Como Ud. dijo, me la dejó picando solito y, soy como Götze, un error y ¡¡¡gol!!!

Me gustó mucho su confesión etaria o, si prefiere el blanqueo, de que "50 y pocos" en realidad equivalen a más de 55 años. No se le ocurra emplear ese criterio con sus declaraciones de ganancias con la AFIP porque esos turros no tienen humor...

Le concedo que, a esta altura del partido, una diferencia de 7 años entre nosotros no es nada importante, especialmente a los ojos de la Srtas. de 25 a 30 que nos ven igualmente invisibles, a menos que luzcamos MUUUUY prósperos (apreciará la figura retórica de "...ven igualmente invisibles...") en cuyo caso la cuestión (nosotros) se vuelve totalmente opaca y corpórea. Digamos que nos ven como posibles vacas lecheras a las que podrán ordeñar...

Pero la diferencia de 7 años de edad en la juventud, es la que explica que Ud. disfrutase más de "Modart en la Noche" con Pedro Aníbal Mansilla, que de Las Siete Lunas de Crandall.

Es simple, yo estaba en 2° año de la facu cuando Ud. pasaba a la Secundaria.

Dicho de otra manera, Ud. se iniciaba en el conocimiento de sí mismo (autoconocimiento exploratorio), mientras que yo estaba aplicando lo que ya había aprendido de mí mismo con chicas (intercambio de conocimientos culturales altamente provechoso, por lo menos para mí). Las chicas se limitaban a decir que nunca pasarían otro rato semejante.

Un gran elogio para mi ego porque el inolvidable momento conmigo querían conservarlo único ya que no lo repetían jamás...

Como seguramente habrá advertido desde la primera oración de mi comentario, he retomado nuestro habitual estilo caballeresco, propio de iguales educados, en nuestro epistolar intercambio.

No quise poner "intercambio eléctrónico en la Web" para evitar que los jóvenes que proliferan en el Blog nos acusen de viejos webones.

Pero cuando nos conozcamos personalmente, luego de un apretón de manos y eventuales abrazos o palmadas recíprocas en el hombro, nada de esos besos medio raritos que se dan ahora hasta los policías, nos tutearemos como corresponde preservando nuestro estilo clásico.

No me lo imagino diciéndome: "¡Sos vó, chabón, al fin te conozco!" o "¡Qué hacé', papá!¡Por fin no' vemo' la trucha"!

Ni Ud. esperará que le responda: ¡Pasá, tri, tri!¡Te hacía lookeado mal! ¿Qué te chupeteás?(*) o lo que sea que emplean a modo de saludo los grasas o los jóvenes en estos tiempos.

En cuanto a la naftalina, le recuerdo que no somos polillas para tenerle miedo, digamos más bien que somos Historia viva y bien vivida.

Con eso, unos cuantos de los jóvenes tendrán para envidiarnos un rato laaaaaargo.

Abrazos.

(*) Lo de "qué te chupeteás" no lo inventé sino que de esa manera nos ofreció tomar algo un compatriota en España...

Essstrañaba el rrioba, el chochamu...