Comentarios recientes

11 de septiembre de 2014

VIVA LA BARBARIE

En el monumento a Sarmiento (Plaza Sarmiento de Rosario) sigue el graffitti "VIVA LA BARBARIE".

ADEPA: ¿Cómo hablan los argentinos?

Pedro Luis Barcia: El argentino medio, en un pretérito lamentablemente nostálgico, hablaba bien, pero cada vez está hablando más pobre y vulgarmente. Es una pena, porque esto se advierte en el trato cotidiano con los alumnos. Aquí hay una cosa que a mí me preocupa, en primer lugar la pobreza y en segundo lugar la vulgaridad. La pobreza me preocupa seriamente porque en una sociedad democrática, cuando al hombre se le reduce el vocabulario se lo estrecha mentalmente, se lo somete intelectualmente y pierde la posibilidad de matices de pensamiento crítico, por eso George Orwell en 1984, como buen socialista inglés, inventa la neolingua como una crítica al mal socialismo de Stalin. En el apéndice de la neolingua dice que el sistema va reduciendo cada vez más las palabras para que el hombre sea cautivo y no tenga libertad de pensamiento. Un régimen totalitario termina por dominar al hombre mediante la escasez del lenguaje, logrando entre nosotros involuntariamente, porque nadie se lo propone, una reducción del lenguaje y por lo tanto la libertad de expresión se va quedando entre nuestros muchachos como un derecho enunciado pero no cumplido porque son cautivos de su propia limitación.
Ahora, cuál es el gran modelo que presenta esta limitación, no son las cátedras secundarias y universitarias, es el caso de algunas manifestaciones, no todas, en radio y televisión. La televisión sobre todo es «impresita» -el adjetivo no existe pero hay que inventarlo- porque imprime el modelo en quien lo absorbe. No hay que olvidarse que la televisión y la radio, a diferencia del diario, admiten los analfabetos de modo que influye en la totalidad de la población. En un modelo de pobreza lingüística el muchacho va tomando eso y se va autojustificando. El muchacho hace unos diez años hablaba con unas 800 palabras y ahora habla con menos de la mitad.

ADEPA: En un artículo publicado usted dice que los jóvenes hablan con 250 vocablos.

Barcia: Sí, los que son adolescentes ahora están en 200 palabras.

ADEPA: ¿Cuántas palabras están aceptadas por la Real Academia Española?

Barcia: Importa poco que las acepte, aclaro en primer lugar. Los dos tomos contienen 90 mil palabras.

ADEPA: Y los jóvenes utilizan sólo 200. ¿Qué nos espera?

Barcia: Nos espera un cautiverio de la libertad de expresión, un sometimiento al ciudadano. El hombre no va a tener libertad para decir lo que quiere, ni matices. Nos espera un empobrecimiento gradual del intelecto porque la persona piensa con palabras, distingue gracias a las palabras una realidad. Un criollo distingue ciertos tipos de pelaje porque tiene las palabras Para distinguir el azulenco del mateado, pero en cambio el hombre que va de la ciudad no tiene el conocimiento de las palabras y para él los caballos son de tres tipos: blancos; overos y blancos, marrones y negros.
 
Cargando...