Comentarios recientes

2 de diciembre de 2016

Vergüenza









 Una vez más queda demostrado el doble estándar de la Izquierda al saberse la noticia de la muerte del chacal del Caribe, el dictador Fidel Castro, cuyo legado son ríos de sangre en América Latina y el mundo. Quedo demostrado doble estándar de la Izquierda internacional y de los países apaciguadores frente a la maldad. El discurso políticamente correcto brillo esta semana, luego de ser golpeado por la elección del candidato Republicano.

   Primero lo supe por un blog. Luego escuché por la televisión un rato, que le preguntaban al experto internacional, Raúl Sohr sobre Fidel. El periodista repetía el cuento de que en la isla cárcel existían derechos sociales superiores al resto de los países del Caribe. Por derechos sociales se refiere a la educación y la salud, lo cual es una falsedad. No sé en el mismo canal o en otro, entrevistaban al demócrata cristiano, Belisario Velasco, quien fue amigo del dictador cubano. El DC saco a relucir los supuestos 30 mil torturados del Gobierno Militar no sé raíz de qué.

   En segundo lugar, supe la frase de elogio al dictador que le hizo Michelle Bachelet alias comandante ‘Claudia’ que llega dar vergüenza en su cuenta twitter: “condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y justicia social en Cuba y América Latina". Eso significa que le importa un comino la falta de libertades y los 55 años de dictadura totalitaria. ¿Qué dignidad y justicia social? Tanto que hacen escándalo por el Gobierno Militar chileno, el cual se fijo un itinerario para entregarle el poder a los civiles, y que Cuba lleve más cinco décadas bajo un sistema opresivo le produce total indiferencia. También le era indiferente el Muro de Berlín. Si, después de todo, ella desde la Alemania Oriental atravesó medio mundo para conocer el Vietnam comunista, sin importarle el millón de muertos que asesinó el líder vietnamita. Después que los norteamericanos se retiraran de ese país. Eso lo aclaro porque las nuevas generaciones no tienen idea de Historia.

    Hasta el político socialista que apunto el dedo al general Pinochet por la televisión y “amado por los empresarios”, el ex presidente Ricardo Lagos Escobar , elogio al chacal del Caribe en su cuenta twitter: “Castro represento las esperanzas de Am. Latina. Luchó contra la desigualdad y los progresos sociales son de Cuba son indiscutibles”. Él que publico hace poco un libro de su lucha contra dictablanda y a favor de la democracia.

  El norteamericano Jeff Jacoby escribió octubre del 2010 el artículo La herencia de Castro es un río de sangre, en el cual señala que se han documentado 8.000 víctimas, de las cuales 5.775 son por ejecuciones, 1.231 asesinatos extrajudiciciales y 984 muertes en prisión. Se estima que el recuento final sería 17.000 personas, excluyendo a los cubanos que murieron cruzando el mar. Esas víctimas a Bachelet no le importan. Cita al cubano Carlos Alberto Montaner "48 jóvenes [encarcelados] por recoger firmas en favor de un referéndum, 23 periodistas por escribir artículos acerca del régimen y 18 bibliotecarios por prestar libros prohibidos". ¿Para qué sirve la educación gratis, si no se puede criticar el gobierno ni prestar libros? Asimismo, señala que a los presos políticos se les puede apalear, matar de hambre, realizar trabajos forzados, negarles la atención médica y encerrar en celdas de aislamiento. De paso, Jacoby comenta como los periodistas y actores de Hollywood han elogiado al tirano, como, por ejemplo, el director Oliver Stone quien dijo: "una de las personas más sabias del mundo, una de las personas a quienes debemos consultar".      Bachelet no fue al funeral, sin embargo, fue el presidente del senado, Ricardo Lagos Weber y el presidente de la Cámara de Diputados, el socialista Osvaldo Andrade, cuya señora recibió un pensión de cinco millones de pesos mensuales. ¡Una vergüenza!

   Por la portada del domingo pasado de El Mercurio de Santiago apareció un titular que los partidos de Izquierda marxista (PPD, PS, PC) que querían rendirle un homenaje en el hemiciclo del parlamento al dictador cubano. Y así hablan de su lucha contra el Gobierno Militar por la democracia. Para la risa y vergüenza.

   Además de los elogios que le hicieron otros mandatarios urbe e orbi. Igualmente, la Fundación Mandela y el actual Papa, salvo Donald Trump. A los rusos no les bastaron 70 años de comunismo.

  La muerte de Fidel Castro nos permite sacar a la memoria aquellos hechos que la Izquierda chilena quiere ocultar, dando a entender, por ejemplo, que el derrocamiento del gobierno marxista de Salvador Allende fue producto de una aventura militar (la versión del ex general del Ejército, Emilio Cheyre) y de la CIA, como si nada hubiera ocurrido antes. Después de todo, tres cuartas partes de los chilenos optaron a que el país no fuera otra Cuba, esto es, una dictadura comunista hecha y derecha. Un evento importante en la Unidad Popular fue la visita del dictador cubano.

   Cuando comente el asesino del agente de la KGD y de la DGI cubana, el ex canciller Orlando Letelier, quien fue asesinado por la CIA, la KGB y la DGI castrista, encontré una buena información sobre la presencia de Cuba en Chile antes de que Fidel Castro visitara nuestro país. En efecto, apenas electo Allende en noviembre de 1970, llego al país una delegación de la Dirección de Inteligencia para fortalecer al presidente, ya que tenía una posición precaria. El jefe de la estación era Luis Fernández Oña, quien estaba casado con la hija del Salvador Allende, Beatriz Allende, quien se suicidaría en Cuba. La DI creó un brigada internacional que coordinaría los miles de extranjeros que había llegado a Chile antes de la elección. Los extranjeros “iban desde agentes de la Dirección de Inteligencia, soviéticos, checos, norcoreanos, miembros de la línea dura del Partido Comunista español y portugués”. Según la ONU, arribaron 10 extranjeros. Ese es el ejercito paralelo que la Izquierda sigue negando y que todo fue un invento de los militares.

   El escritor cubano, Carlos Alberto Montaner escribió el artículo en enero del 2015, ¿Cuánto le ha costado la revolución cubana al mundo? A propósito del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba con el detalle, que la apertura de las relaciones entre los dos país conlleva que primero pague una compensación económica por el bloqueo. A raíz de eso, Montaner muestra el daño tanto económico como en victimas que ha dejado en Cuba por exportar la revolución. Primero señala que los primeros perjudicados son los cubanos, ya que según él, el Estado le debe más de tres veces la suma estipulada entre Cuba y Estados Unidos. Muestra que a diversos países los ha perjudicado económicamente, entre ellos España, Venezuela, Argentina, Japón, Mexico y la extinta URSS. A Continuación señala el coste de la guerrilla en Venezuela por los años 60, Bolivia, “¿Cuánto le costó a Centroamérica en vidas humanas y en recursos económicos la ayuda de Cuba a la creación y mantenimiento de guerrillas en El Salvador, Guatemala y Nicaragua? (Nicaragua, por ejemplo, todavía no ha recuperado los índices de desarrollo económico que tenía en 1979, año del triunfo sandinista.)”, Argentina con el Ejército Guerrillero del Pueblo a cargo por Jorge Ricardo Masetti, a Colombia con el Ejército de Liberación Nacional, el M-19 y a las FARC.

  Por tanto, es falsa la declaración que hace el escritor cubano Carlos Alberto Montaner, cuando se refiere a Chile: “¿Cuánto le costó a Chile la radicalización del gobierno de Salvador Allende, en gran medida motivada por la presencia de las tropas especiales cubanas en ese país y por el consejo suicida de La Habana?” pues omite la Declaración del PS en 1967 y el del grupo terrorista Mir, quienes optaron la vía armada y la dictadura del proletariado. Como si fuese un ingenuo Allende, olvidándose que él presidio las OLAS antes de ser electo candidato presidencial y que ayudo a los guerrilleros que acompañaron al ‘Che’ en Bolivia, luego que fracasaron, siendo presidente del senado. E igualmente, era ingenuo cuando diseñaron e implementaron las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAP) o los Almacenes del Pueblo y los “Comité de Vigilancia” para cumplir la disposición en los barrios siguiendo, naturalmente, el modelo cubano, o cuando fijaron los precios, entre otras cosas. Según James R. Whelan, autor Desde las Cenizas, “Las JAP –modeladas según el modelo vigente desde hacía largo tiempo en la Cuba totalitaria de Castro- significaría un poder”. El Estado tomaría el control de los alimentos. A eso se refirió, cuando Bachelet elogio a Salvador Allende, en El Salvador: “fue líder de un pueblo que buscó ser arquitecto de su propia historia. Un chileno que es sinónimo de justicia social buscada con tenacidad democrática inalterable. Me emociona saber que el legado de Allende sigue vigente, tanto en mi país como en países hermanos”.

   Es el primer peldaño para someter a la población a un Estado Totalitario. Hay que citar las palabras del ex presidente Eduardo Frei Montalva sobre las JAP: “una acción clara y definitiva hacia el control totalitario del país”. O las palabras del demócrata cristiano, Juan Hamilton: “Los que han hundido al país al hambre, ahora quieren imponer una dictadura del estómago. El que no se someta a las JAP, a la UP, esa persona no come”. Dos hechos importantes durante la Unidad están relacionados con Fidel Castro. Uno es la entrega del fusil AKA-47 a Salvador Allende símbolo de la insurgencia revolucionaria en el mundo, con la cual, finalmente, se suicido el 11 de septiembre. El otro hecho de ese nefasto gobierno fueron los bultos dirigidos a Allende que les enviaba Fidel a través de Cuba de Aviación, los cuales no pasaron por Aduana, gracias al jefe de la policía civil, Eduardo Paredes. Sin embargo, citando a Nena Ossa, “No se revisaron, pero nadie dudó que contenían metralletas”. Cuando Allende se alineó al bloque no comunista y en particular, aliarse con Fidel, no sabía con quién se metía. Como dice la vieja expresión: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

   Cuando terminaba este post, leo por otro blog un artículo que apareció en La Tercera, de un analista político, en que intenta mostrar que Allende no tenía relación con el Mir, pues obedecían a Cuba. El Gobierno de la UP negaba la existencia de la guerrilla, mientras la apoyaba. Según Sergio Muñoz, Castro “desconfío siempre del camino pacífico que defendía el Presidente Salvador Allende”. Falso. ¿Cómo explicar las armas encontradas en Guardia Vieja y las 10 toneladas de armas que encontraron los militares después del 11 de septiembre? ¿Y los bultos que no pasaron la Aduana? Y finalmente, Allende “no estuvo dispuesto a convertirse en un dictador como el que acaba de morir en Cuba”. Quería establecer una dictadura comunista. Todo apuntaba a ello. Hay que blanquear al Presidente marxista.

   Para el próximo 11 de septiembre chileno del 2017, espero que, cuando los políticos de la Izquierda marxista nos hablen de lucha por recuperar la democracia que ellos mismos destruyeron en la Unidad Popular y de los derechos humanos, simplemente no hay que ponerse grave y triste, sino que reírse a carcajadas, pues la muerte del dictador cubano nos mostraron su verdadera cara.

  Vergüenza.

1

carancho dijo...

Con la muerte de este miserable hijo de puta cubano, el progrezurdismo mundial demostró una vez más que son autoritarios, imbéciles y ciegos voluntarios.

 
Cargando...