17 de enero de 2017

El eje Washington-Moscú.

El 'beso' de Trump y Putin en un mural en Vilnius (Lituania). (Foto: Ints Kalnins/Reuters)
La foto corresponde al artículo que sigue de mayo del 2016:
http://www.cnn.com/2016/05/15/politics/donald-trump-vladimir-putin-mural/

Ahora con Trump electo y a punto de asumir:

http://blogs.elconfidencial.com/cultura/el-erizo-y-el-zorro/2017-01-16/vienen-los-rusos-trincheras-culturales-guerra-fria-putin-trump_1317044/

La política de tres patas de Kissinger de nuevo con la tercera pata como enemiga: China.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Delirio anti ruso.

Anónimo dijo...

Me estás diciendo que creen que Trump y Putin se van a unir para enfrentar a China?

El Enmascarado dijo...

Sí, anónimo de 1,43, pero no lo digo yo sino que es lo que varios analistas americanos y europeos creen que puede llegar a hacer Trump. Sería una reedición de lo que Kissinger y Nixon hicieron con la URSS al reconocer a China Popular y poner fin a la guerra de Vietnam. La diferencia que ahora sería Rusia y EE.UU. los que jugarían (más o menos) juntos contra China.

No necesariamente este análisis implica que vayan a ir a la guerra con China, pero sí que se la van a poner difícil.

Los europeos también están preocupados porque Trump tiene un discurso poco amable con Europa y con la OTAN, mientras que parecería estar dispuesto a levantar las sanciones aplicadas a Rusia y a dirigentes rusos por la anexión de Crimea lo que fortalecería a Putin y podría estimularlo a nuevas acciones en Ucrania o contra los Balticos.

En fin, todo es prematuro porque aún no ha asumido, pero el mundo se va a volver un lugar más movidito que ahora, lo que no es poco.