Comentarios recientes

8 de febrero de 2017

Franqueza
















El Presidente Trump fue entrevistado por Bill O'Reilly, de Fox, y tuvo una respuesta que causó conmoción en los medios americanos cuando lo vieron después de que terminó el SuperBowl el domingo. Trump estaba hablando de Putin y O'Reilly le preguntó si respetaba a Putin. Trump señaló que sí le tenía respeto porque era el líder de su país y estaba combatiendo al ISIS lo que era muy importante, entre otras cosas.

Y O'Reilly le dijo:

-Pero Presidente, Putin es un asesino.

Y Trump respondió:

-"Hay muchos asesinos, muchos asesinos. ¿Usted piensa que nuestro país es tan inocente?"

LA ENTREVISTA: http://www.infobae.com/america/mundo/2017/02/06/rusia-exigio-disculpas-de-fox-news-por-haber-llamado-asesino-a-vladimir-putin/

Esto cayó como una bomba entre el público y los comentaristas porque realmente el americano medio cree que sus soldados son "nice fellas" que no cometen actos de barbarie sino que esas cosas feas las hacen los bad guys del momento únicamente. Si pasa algo feo, es culpa de un loquito suelto que siempre puede haber.

Muchos americanos saben que, entre otras ocasiones, las tropas SS asesinaron prisioneros de guerra americanos en Malmedy durante la batalla de Las Árdenas, pero ignoran que los paracaidistas americanos en Normandía tenían órdenes de no hacer prisioneros hasta que enlazaran con las tropas que desembarcaban en las playas de Omaha y Utah.

La explicación de la orden es que los paracaidistas estaban detrás de las líneas enemigas y no eran tantos como para ir cuidando prisioneros. Ni hablar cuando quedaron muy dispersos por los errores del lanzamiento. No es ilógica la idea, pero es contra la Convención de Ginebra.
Los amis también ignoran que los soldados americanos tenían, en numerosas ocasiones, gatillo fácil cuando los alemanes pretendían rendirse después de haber resistido en una posición determinada y habiendo causado bajas a los amis.

Los francotiradores capturados eran boleta segura, pero esta práctica la tenían también los alemanes, los british y cualquiera que agarrase a un sniper porque los odiaban. Los SS eran candidatos casi seguros a la boleteada y algunas veces la ligaron los tanquistas de la Wehrmacht de uniforme negro que tenían calaveras plateadas en sus cuellos y los confundían con SS.

En reconocimiento a la verdad, hay que señalar que no fueron políticas ordenadas desde los mandos superiores, salvo en Normandía, pero, según el historiador Max Hastings, al General Omar Bradley no le preocupaba demasiado el tema de la muerte de prisioneros alemanes, especialmente si eran de las SS. En la hiperrealista Band of Brothers se ven fusilamientos de prisioneros.

De Vietnam bastará mencionar la masacre de My Lai, pero es reconocido por los propios veteranos que no fue un caso aislado; las zonas de fuego libre desde helicópteros permitían matar a cualquiera que se viera porque se lo consideraba del Vietcong. Y no entro en detalles mayores para no parecer bolche.

En la Guerra del Golfo de 1991, los amis se portaron bastante bien porque la pateadura que le pegaron a los iraquíes desde el aire y con la artillería fue de tal magnitud que los infantes iraquíes sólo pensaban en rendirse.

La discusión sobre la destrucción de las tropas iraquíes en la llamada "carretera de la muerte" es, desde mi punto de vista, retórica porque eran tropas regulares armadas con vehículos blindados y con tanques retirándose hacia Irak. No mostraron banderas blancas ni se estaban rindiendo.
Y la guerra es la guerra. Si te amasijan cuando te rendiste es otra cosa, se llama crimen de guerra.

El problema está en Irak y en Afganistán donde los good guys se han mandado unas cuantas macanas, según los comentarios y chusmeríos de medios militares.

Comprensibles situaciones en una situación de combate donde no está claro quién es enemigo y quién no, pero agravada por la presencia de mercenarios de compañías de seguridad como la ex-Blackwater, llamada ahora Academi, y sus ex-Seals, Rangers y Marines. Y Trump recuerda en el reportaje que él se opuso a la Guerra de Irak.

De todos modos, la gran novedad es que es la primera vez que un Presidente de EE.UU. reconoce que su gobierno no es tan inocente y que hay montones de asesinos aunque no dice dónde exactamente.
Los militares, por definición, no son asesinos aunque maten siempre que sea en combate, no digo en combate limpio porque eso no existe salvo en las películas. No hay maneras educadas de reventar a un tipo a cañonazos, bombazos o a balazos. 

El pequeño detalle es que las declaraciones de un Presidente, o de un Ministro de Relaciones Exteriores, según el Derecho Internacional Público, generan responsabilidad internacional. Es decir, si lo hubiera dicho el General Longgun (Small shot) y la Coronel McKenzie, no cabrían reclamos por parte de otro Estado porque las declaraciones de esas personas no comprometen a la nación. Lo mismo vale incluso para el Vicepresidente si no está en funciones de Presidente.

Lo único que falta ver es que empiecen a llover demandas contra el Gobierno de EE.UU. por cualquiera de los numerosos despelotes en los que han estado en los últimos 50 años. Con razón o no.


6

Anónimo dijo...

En realidad Obama hizo una admision parecida en forma indirecta cuando declaró estar en contra que las victimas del 9/11 hicieran juicio a Arabia Saudita porque eso abriría la puerta a que le hagan juicio a US.
Claro Obama podía decir cualquier cosa.

Sine Metu dijo...

Exacto, obama podía decir cualquier cosa and get away with it. Trump no puede levantar una ceja sin ser acusado de un armagedon nuclear.

Massa dijo...

Creo que a lo que se refería The God Emperor (aka Trump) no es tanto a las acciones militares sino a las acciones impulsadas contra otros gobiernos en el mundo, caso Allende, Castro, etc. Que creamos que hayan estado justificadas no significa que no hayan sido asesinatos (o intentos) pergeñados con el apoyo explícito de los EEUU.

Los liberales se encontrarán de sopetón con el presidente más antiintervencionista desde Silent Cal. Cada día lo quiero más.

BlogBis dijo...

Quizás la diferencia está en el modo y en la oportunidad.
El actual POTUS es una máquina de meter la gamba.

Anónimo dijo...

La diferencia está en la complicidad de la prensa. Obama firmó un montón de ordenes incostitucionales y todos callaban incluso el GOP.
Eso y Hitlary pusieron a este POTUS que hace el mismo numero de cagadas que sus antecesores.

Anónimo dijo...

Massa, no sé si Trump podrá ser antiintervencionista como Calvin Coolidge, porque por un lado propone combatir al Estado Islámico y a aumentar la flota de la Marina estadounidense.

Por otra parte, no sé como hará para retirar a los militares que tiene asentados en Japón y Corea del Sur. De hecho mañana el premier ponja Shinzo Abe va a reunirse con Trump y de seguro tratarán este tema.

En algo sí estoy de acuerdo con Trump: los países europeos que están en la OTAN deberían contribuir más en materia monetaria. Aparte, ya están bastante "grandes" como para que papá EE.UU. les salve las papas del fuego, aún cuando Rusia de vez en cuando quiera jugar a los tiros.

Para terminar, cada vez que surge la dicotomía aislacionistas versus intervencionistas me acuerdo de esta columna: http://independent.typepad.com/elindependent/2016/05/en-el-memorial-day-honremos-a-los-muertos-en-combate-pero-cuestionemos-las-guerras-de-los-eeuu.html

Andrés

 
Cargando...