4 de octubre de 2017

Un masaje y una sonrisa


De izquierda a derecha en primer plano: la presidente del parlamento catalán, el presidente del gobierno catalán, Felipe VI, la vicepresidente del gobierno nacional (segunda de Rajoy), el vicepresidente del gobierno catalán.

La foto es de febrero de este año en la inauguración del Mobile World Congress en Barcelona cuando el referéndum ya estaba marcado en el calendario y el gobierno español intentaba desplegar todas sus herramientas de seducción - léase dinero y más dinero - para evitar el choque de trenes que se está viviendo hoy. Demasiada familiaridad en un escenario que se estaba empezando a tensar cada vez más día tras día. El masaje que le da el gordito de barba a la vicepresidente fue antológico y hubo quienes pidieron la renuncia de Soraya Saenz de Santamaria por esta escena.

Muchas veces recuerdo esta escena en estos días y acrecienta por momentos mi sensación de que todo se trata de una puesta en escena orquestada por algunos de estos protagonistas utilizando grupos de radicales en la calle para asustar un poco.

Es posible que esta estrategia se haya ido bastante de las manos y que cada vez sea más difícil encarrilarla sin que uno de estos personajes termine bastante dañado.

Por el momento el rey, el más sonriente en la foto, dio ayer un golpe en la mesa (a su estilo, claro) con un discurso que se tilda de histórico. Normalmente el rey de España no sale a dirigirse a todos los españoles salvo en vísperas de navidad o en situaciones excepcionales como fue el 11-M o aquel 23-F de 1981 cuando unos guardias civiles entraron a los tiros en las Cortes.


2 comentarios:

El Enmascarado dijo...

El Rey ayer se puso la corona en su lugar como corresponde a un Jefe de Estado que tiene una Constitución que respetar, le guste o no a los catalanes separatistas.

Anónimo dijo...

King George