6 de mayo de 2014

Delito no, conflicto


"en todo delito, por leve que sea, hay un conflicto con historia"
La basura del pensamiento que parece haber copado el sistema judicial argentino está condensado en los nombres que figuran en esta presentación. Su filosofía (si se me permite usar esa palabra) es totalmente despreciable  y es la fuente  de la ruina moral de la Argentina.

Una vez más nos preguntamos, ¿cómo pudimos llegar a esto?

13 comentarios:

carancho dijo...

Realmente, quiero creer que, como este país es pendular, el que venga próximamente va a hacer cultor de "la mano dura" (bien entendida, eh) y esta escoria vuele a patadas de la justicia.

Sine Metu dijo...

Los tiempos en el poder judicial no son los del ejecutivo. Llegaron para quedarse, muy lamentablemente

BlogBis dijo...

Desde 1983 en las facultades de Derecho de todo el país se viene enseñando la doctrina Zaffaroni, que se ha convertido en la posición académica dominante en materia penal. Así y todo, creo que los hechos mismos le van a poner freno al delirio de considerar al castigo penal como inútil. Ninguna utopía dura mucho, la realidad las hace caer por su propio peso y si hoy sobrevive es sólo por la decisión política del kakismo, que se aferra a los fracasos.

Anónimo dijo...

Lamentablemente, chocarse de frente contra la pared, a 200 km/h, parece ser el único remedio para que los argentinos entiendan la gravedad de los dislates que votan y festejan. Por eso, no hay que lamentar las pobres víctimas de Once; los muertos en la inundación de La Plata; los asesinados por un celular y los viejos cagados a palos por dos pesos. Ni siquiera lamento los miles de millones que se robó esta banda de facinerosos. Es el duro precio que debe pagar una sociedad por ser tan estúpida e indolente; por votar y celebrar este populismo nefasto y corrupto que no destruye de a poco desde hace 80 años. Lamentablemente, lo que se viene es más de lo mismo. (NOTA: me excluyo como parte de la sociedad, por que siempre renegué del peronismo y su populismo abyecto y todos los ensayos habidos desde 1945 para acá) - JUAN

Anónimo dijo...

¿Si mato a algunos de estos personajes (Zaffaroni, Forster) me van a brindar contención?

Buenísimo. Código Penal para nadie.

Olegario dijo...

El problema del progresismo argento ( y que une ideológicamente a estos boludos con otros, como Alfonsín y tantísimos "intelectuales" que hemos padecido) es que todos ellos creen que la riqueza es algo que está dado, que ES, y no entienden -ni les importa- la problemática de la creación de la misma.

Con esa lógica decididamente imbécil son capaces de castigar al productor agropecuario porque entienden que se quiere quedar con la renta de la soja.

O lo aplican al Código Penal, ya que suponen que quien tiene algo es porque se lo quitó al otro. Entonces ese otro, el "despojado", cuando se apropia ilegalmente de algo, en realidad está recuperando aquello de lo que la sociedad injusta lo había privado.

Entonces el delito se termina transformando en un conflicto, y el Estado debe ser el garante de los derechos de los más débiles y vulnerables -que en el criterio de esta gente- son esas pobres víctimas de la sociedad injusta y privilegiada.

Ese razonamiento es la base del abolicionismo penal al que estos tipos están jugando.

Seguramente, dentro de 40 años alguno de ellos reconocerá -como hace Galeano ahora respecto a sus Venas Abiertas- que esas teorías estaban equivocadas, pero bueno, será como un error de laboratorio más.

Y el tendal de muertos que queden en el camino, simples daños colaterales.

TATA dijo...

lo aplaudo, don olegario, una clase de sociologia en un comentario de un blog...

Anónimo dijo...

Olegario: Excelente comentario; Me sacó las palabras de la boca - JUAN

Gatienso dijo...

El problema es que como hay un problema previo al delito todo está justificado.
Les dejo un fragmento de un texto de Umberto Eco, creo que no se lo puede tildar de derechista justamente en el que explica las diferencias entre: explicar, comprender, justficar y compartir.

...La única forma de no seguir su juego es negarse a las campañas de blanco o negro y cultivar esa profunda sabiduría que nuestra cultura nos ha transmitido: la capacidad de hacer distinciones.
...
Erika es una muchacha que está acusada de haber acuchillado a su madre y a su hermano pequeño. ¿Se puede explicar este hecho? Sin duda, y deberían hacerlo los psicólogos y psiquiatras. ¿Se puede comprender a Erika? Si me explican que era presa de un ataque de locura, la puedo entender, porque el loco no razona. ¿Se puede justificar? Desde luego que no, y es preciso que un tribunal condene su acto y actúe con ella de tal forma que no pueda volver a hacer daño. ¿Se puede compartir lo que ha hecho en el sentido de que nosotros también lo haríamos? Espero que no, si no somos uno de esos descerebrados que le envían mensajes de solidaridad.

El Enmascarado dijo...

Gatienso, muy buena e interesante la cita de Umberto Eco. Gracias.

El Enmascarado dijo...

Me encantaría que "un conflicto con historia", en forma de chorro drogata con una 9 mm en la mano, vaya al encuentro del fiscal Alejandro ALAGIA. Sería una excelente ocasión para que le explique al chorro sus teorías en lugar de darle la guita...

¡Qué pedazo de nabo buenista!

Gus VF dijo...

Me gustaron todos los comentarios, señores. Cuando dentro de una ideología la “desigualdad de resultados” (no la desigualdad ante la ley) es considerada como la “suprema injusticia”, todo está permitido o justificado en pos de mitigarla. Hace rato que vengo diciendo que el ejército de delincuentes que nos azota está apañado desde lo más alto del poder para contribuir con “distribución del ingreso”, entre otros fines totalitarios.

Ni me calenté en leer el artículo. Mi esposa lo tuvo a Zaffaroni de profesor, así que hace más de 20 años que sé cómo piensa este hdp.

Wilson dijo...

Muy bueno lo suyo, Don Olegario.