7 de mayo de 2014

Por una vez, un fallo sensato

"La compulsividad que se prevé en el acto dictado por el Incucai, en tanto no permite la posibilidad de preservar sin donar, constituye un exceso en la reglamentación de un derecho"

La Corte Suprema dinamitó la resolución del INCUCAI que había -de facto- estatizado los bancos de células madre y hecho de dominio público las muestras destinadas a empoleo autologo.

Oportunamente nos ocupamos del tema en BB. Rahel  Klaus  y yo mismo en 2009.

Ojalá sea el principio de un reflujo que lave el seudocolectivismo trucho que nos invade desde hace una década.

1 comentario:

El Enmascarado dijo...

Me alegra mucho esta sentencia de la Corte. Era un exceso absoluto lo del INCUCAI aún suponiendo las mejores intenciones por parte del que impulsó la Resolución.