6 de junio de 2014

Newspeak


Habiendo visto que la mayoría (la totalidad?) de la gente que comparó la creación de la secretaría del pensamiento con un ministerio de 1984 lo hizo con el de la verdad, sería bueno aclarar que aquel, en el que trabajaba el protagonista Winston Smith solo se ocupaba de cambiar los documentos para que el pasado estuviera siempre alineado con el volatil pensamiento presente del gran líder.

La secretaría de Forster se asemeja más al ministerio del amor. Su objetivo era identificar, controlar, arrestar y convertir a los disidentes (reales e imaginarios) para transformar esa disidencia en amor por el gran hermano.

Por eso uno de los protagonistas del libro se jactaba de controlar todos los documentos ( a través del MINITRUE) y todas las mentes (a través del MINILUV). De esa manera sí podían hacer válida la expresión "Quien controla el pasado controla el futuro".
.

1 comentario:

El Enmascarado dijo...

Buena observación, Sine.