23 de noviembre de 2017

Infamia


Todavía no se sabe cómo termina la odisea del S-42, aunque a esta altura es difícil que termine bien (aunque queda siempre una minima esperanza). Igual, hoy me acordé de esta foto que quizás no recuerden. Es un show de acróbatas colgándose de los despojos oxidados de la que debía ser la vela del nuevo ARA Santa Fe, cuya construcción se paralizó en tiempos de Alfonsín, sus pedazos se desparramaron en tiempos de Menem, y su propósito se banalizó en la era Kirchner.

Cuando la sociedad empiece a preguntarse dónde están los culpables, debe mirar bastante atrás. 



10 comentarios:

Bluecat dijo...

Totalmente de acuerdo. Me asombra que mucha gente se desayune recién hoy del lamentable estado de nuestras Fuerzas Armadas. El desguace comenzó hace 40 años, adonde estaban que no lo vieron????

El Enmascarado dijo...

BB, impresionante foto y ¡¡Qué buen post hiciste en ese momento!!!

Resulta asombroso que se vuelva a una versión (o hallazgo) que habían publicado Cronica y algunos pocos diarios del interior (uno incluso se disculpó, días después, por la publicación sin chequear previamente) el sábado 18 de noviembre de que el ISMERLO había informado que había localizado al San Juan a unos 300 Kms de Puerto Madryn y sumergido (o hundido, no es lo mismo) a 70 ms de profundidad.

Ojalá sea correcta la información y hallen esta vez el submarino, pero la Armada ha manejado mal la información al público y parece que al Presidente también.

Por otro lado, leí en su site español de submarinos, llamado el snorkel, que si el agua salada entra en contacto con las baterías se desprende hidrógeno que puede explotar.

Si no recuerdo mal, también señalaba que NO se conocían casos de explosiones tan fuertes que pudieran hundir a un submarino, por el contacto del agua con las baterías. Nada decía de que se desprendieran gases tóxicos (además del H, pero ése explota) y que provocase que la tripulación se envenenase sin tiempo a ponerse máscaras o a desprender la boya de emergencia

Sin embargo, tengo en algún lugar de mi memoria el recuerdo de la tripulación de un U-Boot que se envenenó por desprendimiento de gases tóxicos de las baterías.
Imagino que en 70 años se debe haber superado ese tipo de falla o, si la química no cambió, habrá medidas de prevención o contramedidas para combatir las consecuencias.

Pero la falta de mantenimiento. o el mantenimiento mal hecho, se paga caro siempre.

BlogBis dijo...

Enmas, aquel post original era del Mayor Payne.

El riesgo de humos tóxicos para mí estuvo siempre presente. Algo, no me atrevo a arriesgar qué, ocurrió que incapacitó a la tripulación para aplicar las medidas de emergencia.

En los TR originales, allá por el 83, las baterías eran Varta alemanas. Vaya a saber qué le pusieron cuando lo cortaron.

Anónimo dijo...

Espero que por lo menos sirva para que terminen de entender y aceptar que no se puede vivir en la improvisación permanente.

Anónimo dijo...

Los submarinistas del San Juan se suman a los marineros del Belgrano y a los tripulantes del Guaraní y del Fournier. Que Dios de los Mares los proteja.

NICANOR

BlogBis dijo...

Tal cual Nicanor. Hoy me acordaba del Fournier, pero no me acordaba del ARA Guaraní, que fue mucho más cerca en el tiempo.

Sine Metu dijo...

El hidrógeno no envenena pero no es respirable.

Llama la atención que todos echan culpas a CFK, Garré y Rossi. Pero digamos que hace 2 años que los militares y marinos podrían denunciar libremente o al menos negarse a salir en trampas mortales.

Del mismo modo que no querían que el cadaver del Hippie hablara, me temo que ahora los capos de la marina no quieren que hable el despojo del submarino.

Anónimo dijo...

Efectivamente, estamos en el último acto de un proceso de decadencia iniciado en 1983 cuando se desfinanció al Astillero Domecq García. Soy testigo. Ahí empezaron las chambonadas, luego las maniobras Menem, y finalmente el kirchnerato con sus vergonzosas características. Ahora nos quedan los llantos de las viudas.
Horacio.

Anónimo dijo...

Estimado Sine Metiu, el problema de la liberación de H2 en el espacio confinado del submarino es que convierte la atmósfera en explosiva. Además, existe el riesgo de que por electrólisis se libere cloro, y sabrá Ud. que el cloro gaseoso es altamente tóxico.
El submarino es en sí, siempre un ambiente de riesgo. Y si está deteriorado es más riesgoso aún.
Entiendo que apunta a los mandos navales, o incluso al comandante de la nave.
Yo no conozco la situación de alistamiento de SUSJ, hace más de 25 años que me retiré, pero puedo contarle que desde hace décadas la plana mayor de todos los buques argentinos, y calculo que la situación es extensiva a todos los medios aéreos y terrestres, se opera con deficiencias técnicas. Es salir, hacer lo que se manda, o quedarse como "cagón" y enfrentar al superior o la baja. El sistema se ha hecho perverso, pero puedo asegurarle que hay contadas FFAA en América Latina que no estén en la misma situación.
Lamento tremendamente la ordalía que han atravesado mis camaradas, sólo ruego que Stella Maris los haya agraciado con un tránsito rápido y sin sufrimientos.
Para ellos, el mejor de los vientos en la patrulla eterna que emprendieron.

NICANOR

El Enmascarado dijo...

Nicanor, permítame expresarle mi pésame por la pérdida de sus camaradas. La pena que sentimos muchos de nosotros acompaña a la suya, que ha estado destinado en submarinos y que conoce bien los peligros de ese servicio.

Le agradezco también su amplia explicación sobre las baterías y las posibles consecuencias del contacto de aquellas con agua de mar. Mi recuerdo del U-Boot perdido no estaba desencaminado lamentablemente.

Mi familia y yo rezaremos por las almas de esos caídos en cumplimiento del deber.