5 de junio de 2014

Sensación de rating

Como no le gustaba la inflación que medía el INDEC, mandó intervenirlo para que le dén números más lindos. Como no le gustaba Clarín y La Nación, inventó El Argentino y Tiempo Argentino. Como no le gustaba TN, inventó CN23. Como no le gustaba La Rural, inventó Tecnópolis. Como no le gustaba la Feria del Libro, inventó el Encuentro Federal de la Palabra.

Con semejantes antecedentes, cómo nos vamos a sorprender de que porque no le guste la medición de rating que hace Ibope, la Vaca Estúpida saque su propio medidor de rating.

Eso sí, a partir de ahora todas las noches Seis-Siete-Choto va a sacar mil mishón puntos de reitin, y los números van a dar que Tinelli pierde contra los bodrios de Andrea "Orca Varada" del Boca. Y ni les cuento cuando Ricardito "Minitrue" Forster se decida a sacar una serie de documentales sobre el Pensamiento Nazional, ahí los people meters van a tener un orgasmo de argentinidad.

Ah, y de paso la Impenitente nos contó que "Excel" Kicillof duró una semana en la redacción de un diario. O sea, que el tipo que te levanta el dedito para manejar la economía nacional y enseñarte qué hacer con tu guita es tan inútil que apenas sobrevivió siete días en el único laburo en relación de dependencia que se le conoce.

5 comentarios:

carancho dijo...

Y estos dos pelotudos a cuerda manejan el país.

Olegario dijo...

Pelotudos hay en todas partes, pero sólo acá tienen permitido manejar el país.

Habría que preguntarse por qué.

carancho dijo...

Buen punto, Don Olegario.
Supongo que hay un montón de pelotudos listos a votarlos.
Creo que la pregunta es qué hacemos con toda esa masa crítica de pelotudos..

El Enmascarado dijo...

Cada vez tengo menos dudas de que el petiso Kicillof es un hombre condenado al éxito, no fracasó nunca...¡Jajajaja!

Anónimo dijo...

Para variar mienten...Kici nunca trabajó

http://www.lapoliticaonline.com/nota/81105/