11 de agosto de 2014

Asientos de primera fila para nuestra propia destrucción (por Richard Fernandez)

A propósito de lo que está posteando el Sr. Enmascarado acerca de los buenos muchachos del ISIS y de lo que le hacen a sus víctimas (evidentemente menos merecedoras de simpatía que el electorado de Hamas en la Franja de Gaza) va aquí un post de Richard Fernandez, de traducción fatto in casa, acerca del singular cariz que están tomando las cosas.

Asientos de primera fila para nuestra propia destrucción
Por Richard Fernandez

Los titulares se han enfocado en las atrocidades cometidas por el ISIS en el frente del norte de Irak. Las historias principales casi parecen haber sido escritas expresamente por The Onion para burlarse de la corrección política: "Crucificados por los monstruos del Califato: Irak desciende hacia el apocalipsis mientras los fanáticos del Estado Islámico capturan pueblos y les dicen a los aterrorizados Yazidis 'Conviértanse en musulmanes para el mediodía de hoy... o los mataremos a todos'". Después está "Militantes islámicos 'enterraron vivas a mujeres y niños Yazidi en un ataque que mató a 500'". Traten de superar a: "Vicario anglicano de Bagdad: 'Niño al que bauticé fue partido al medio por ISIS'."

¿Qué tal este párrafo introductorio: "BAGDAD (AP) — Cientos de mujeres pertenecientes a la minoría religiosa Yazidi han sido capturadas por militantes sunnitas con "planes crueles", dijo un funcionario iraquí el viernes, remarcando aún más la dura urgencia de las minorías iraquíes en manos del grupo del Estado Islámico". "Planes crueles" es el equivalente periodístico del siglo XXI de la frase victoriana "un destino peor que la muerte”.



Este relato de un testigo de primera mano se acerca bastante al mejor reportaje, sin embargo. "A bordo de un helicóptero del ejército iraquí que lleva ayuda a los Yazidis atrapados, Jonathan Krohn ve un paisaje infernal”.

El monte Sinjar apesta a muerte. Los pocos Yazidis que han logrado escapar de sus garras pueden contarle por qué es así. "Los perros devoraban los cadáveres de los muertos", dijo Haji Khedev Haydev, de 65 años, quien se escabulló entre las líneas de los jihadistas del Estado Islámico que la rodean.
El domingo por la noche, me convertí en el primer periodista occidental en alcanzar las montañas donde decenas de miles de Yazidis, una anteriormente oscura secta de Medio Oriente, han estado refugiándose de las fuerzas del Estado Islámico que capturaron la principal localidad, Sinjar.
Estaba a bordo de un helicóptero del Ejército iraquí, y contemplé cómo cientos de refugiados corrían hacia él para recibir alguno de los pocos envíos de asistencia que logran llegar a la montaña. El helicóptero lanzó agua y comida a través de los portalones de armas abiertos para los que esperaban abajo. El general Ahmed Ithwany, que encabezó la misión, me dijo: "Es el valle de la muerte. Casi el 70 por ciento de ellos están muertos.”

La historia agrega, casi de manera superflua, que el ISIS está intentando derribar los envíos de ayuda. Es algo que ellos harían, ¿o no? Y sin embargo todo este tiempo se le aseguró al mundo que no había nada de qué preocuparse en los centenares de mezquitas radicales, los miles de militantes fervorosamente recibidos por Occidente y el insidioso avance de la ley de la Sharia en sus instituciones. Los peligros, se les explicó, estaban todos en el Tea Party y en los elusivos grupos milicianos refugiados en una cabaña en los Ozarks.

Pero si las calamidades en el Kurdistán fueran todo lo que sucede, sería una buena semana para la administración Obama. Ahora se ha informado que hay tanques en las calles de Bagdad. "Fuerzas de seguridad han rodeado la residencia del Presidente de Irak - Sharqiah News." Otros reportes afirman que es un golpe montado por Maliki para colocarse como dictador. Parece que ahora Maliki demanda a los kurdos por no respaldarlo en el cargo.

Y ahí no acaba la cosa. El Washington Post escribe "Libia se desmorona mientras los Estados Unidos hacen la vista gorda". Libia, la joya de la corona de la "responsabilidad de proteger", el epítome de la Huella Cero, ha estallado en fragmentos.

"Tres años después de que las fuerzas de EE.UU. y de la OTAN ayudaran a liberar a Libia de la dictadura de Muammar Gaddafi, el país empieza a parecerse bastante a otra nación en donde una retirada abrupta de los EE.UU. tras una guerra civil condujo al caos: Afganistán en la década de 1990. En Libia, milicias fuertemente armadas luchan por el control de Trípoli y Benghazi al mismo tiempo que por el aeropuerto internacional. Los Estados Unidos, Francia y los otros gobiernos occidentales involucrados en la intervención militar de 2011 han evacuado a sus diplomáticos y abandonado sus embajadas. Una misión de las Naciones Unidas que se suponía que ayudara a alcanzar acuerdos políticos también han partido."

El ISIS, no contento con sus incursiones en Arabia Saudita y Jordania, está fijando su mira en Líbano, con tal de alcanzar a Hezbollah. El Instituto para el Estudio de la Guerra en Siria cubre la batalla de Arsal. "Por primera vez, los combates a gran escala en Siria se han contagiado al Líbano. Las Fuerzas Armadas Libanesas se encuentran luchando contra rebeldes afiliados contra el Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) y Jabhat al-Nusra (JN) dentro y en torno a Arsal, una localidad libanesa situada a 13 kilómetros al oeste de la frontera con Siria en donde un masivo flujo de refugiados y rebeldes han convertido desde hace tiempo a la zona en un enclave anárquico dentro de un estado relativamente débil.”

Las batallas fronterizas podrían en última instancia despedazar al estado libanés conforme los sunnitas libaneses son cooptados por el ISIS. Entonces será una nueva guerra civil con el ISIS enfrentándose contra Hezbollah y un elenco de docenas de milicias. "El Instituto para el Estudio de la Guerra evalúa que una gran parte de los cuadros de las Fuerzas Armadas Libanesas son probablemente sunnitas. Una lucha a largo plazo podría conducir a deserciones si a los miembros sunnitas de las FAL se les ordena cada vez más efectuar represiones en áreas predominantemente sunnitas como Arsal.”

Hay cosas peores en camino. Las negociaciones de Obama con Irán están en ruinas. El Telegraph reporta que "Vladimir Putin suscribe histórico acuerdo petrolero por 20.000 millones de dólares para puentear las sanciones occidentales". ¿Cuánto falta para que Irán tenga la bomba? ¿Cuánto falta para que todo esté tan mal que nadie se dé cuenta de que Irán tiene la bomba? Es casi como una recreación en clave de parodia de la Segunda Guerra Mundial con un Eje pero sin Aliados.

O más bien hay Aliados pero Churchill, Roosevelt y Stalin están de vacaciones y no están disponibles para realizar declaraciones.

El historiador militar Max Hastings ha básicamente acusado a Obama de trabajar a medias cuando escribió un artículo fulminante acerca de "bárbaros, genocidio y una aterradora ausencia de liderazgo occidental". Agregó que "el profesor Sir Michael Howard, el historiador y estratega más distinguido del Reino Unido, ahora de 92 años de edad, se lamentó ante mí el mes pasado acerca del tambaleo, o directamente colapso, de cada pilar que ha sustentado el orden internacional durante su vida. Con esto habla de la ONU, la OTAN y unos EE.UU. fuertes". El pescado se pudre por la cabeza, y la cabeza jamás ha estado tan podrida en la larga memoria de Sir Michael Howard.

La crisis del Medio Oriente ya no es más una crisis regional. Se ha convertido en parte de una crisis global, un eslabón de una gran cadena de fiascos amañados por el Gran Golfista, cuya frase más profunda es por estos días "¿Quién, yo?". Esa secuencia explosiva incluye, pero no se limita, a las tensiones en Europa Oriental, la continua crisis en el Sudoeste Asiático y el peligro siempre creciente en el Este conforme el dragón chino se despereza. Este clamor ya puede ser oído incluso en las calles occidentales, y sin embargo tintinea como una lluvia inaudible en los vidrios de la Casa Blanca. La imagen más sorprendente no es la catástrofe en sí misma pero la aparente parálisis de las instituciones occidentales. Los diarios prominentes pueden publicar advertencias, los altos oficiales militares retirados pueden andar angustiados, los congresistas incluso pueden amenazar con el juicio político, pero sólo una momentánea percepción de la situación se percibe en las expresiones atontadas de los bovinos votantes con bajo nivel de información mientras aguardan su siguiente dosis de espectáculos y reality shows.

CBS narra efusivamente, "MARTHA'S VINEYARD (CBS) – Un hermoso clima recibió a la Primera Familia en el primer día de sus vacaciones.”

La caravana de la Primera Familia arribó a su aislado refugio insular con la pareja presidencial y su hija Malia. Su hija menor Sasha se les unirá más tarde. Los vecinos observaron la llegada de la flota de vehículos. "Fue muy divertido", dijo Linda Lundblad de Milton, quien está alquilando una casa en la misma calle. Poco después de llegar, el Presidente apareció en el Club de Golf Farm Neck.

El antiguo jefe del Ejército Británico, Lord Dannatt, le suplicó a David Cameron que convocara al Parlamento y cancelara sus vacaciones: "este no era el momento para que los líderes políticos 'estuvieran de vacaciones' y [él] exigió que regresaran a Westminster". Traducido: ¡no se queden ahí parados, hagan algo! Sin embargo, ¿qué bien terrenal podría conseguirse si los políticos volvieran a trabajar cuando son los políticos mismos los que son defectuosos, como lo destacó la afirmación del presidente Obama de que la retirada de Irak no fue su decisión?

"Señor Presidente, ¿tiene remordimientos acerca de retirar a todas las fuerzas terrestres de Irak?" preguntó el periodista. "¿Y no lo inquieta que los EE.UU. estén haciendo lo mismo en Afganistán?”
"Lo que simplemente hallo interesante es el grado con el que esta cuestión insiste en aparecer, como si hubiera sido mi decisión," dijo Obama, indicando que él no cree que haya sido su decisión como comandante en jefe de las fuerzas de los EE.UU. en una acción en Irak con autorización legislativa el decidir si las tropas se quedaban o se iban.

¿Qué hace falta para que abandone los links? Más concretamente, ¿de veras quiere la gente que deje los links?

La izquierda occidental finalmente ha manufacturado un mundo de su agrado, conducido por el objeto de su adulación. ¿Cómo podrían haber sabido que sería así? Es como el perro que atrapó el auto y descubrió que a los pasajeros les gusta la carne de perro. Y ahora estamos por observar un choque entre las elites políticamente correctas del tipo "¿cómo podríamos haberlo sabido?" y un Islam militante resurgente. ¿Qué pueden hacer aquellos que están atrapados en el medio? Muchos simplemente están estupefactos. Al resto parecen faltarles las herramientas para volver a sus anteriormente poco atractivas pero familiares vidas. Los Yezhidis descubrieron que no hay vuelta atrás; no hay camino adelante excepto a través del mercado de esclavos o las fosas comunes. ¿Puede todavía el resto del mundo revertir el curso de los eventos? ¿O dejará que los monstruos luchen mientras se escabulle para no ser pisoteado?

A menos que los ciudadanos del mundo puedan recuperar sus destinos de manos de las elites dementes y de los cortadores de cabezas dementes, sólo pueden contemplar el espectáculo destructivo y esperar sobrevivir mientras los monstruos acaban con la civilización.

3 comentarios:

carancho dijo...

Espectacular aporte, Don Enmas.
Pero estoy un poco desconcertada, el islam no era la religión del amor..?
No sé por qué, pero estos tipos no parecen muy afectuosos...

Gus VF dijo...

Muy bueno, muy inquietante también. Querida carancho, comparto que es un gran aporte, sobre todo para los que como yo somos medio troncos con el inglés, pero en este caso agradezcamos a nuestro muy estimado Mayor Payne :)

Saludos a los dos.

El Enmascarado dijo...

Carancho, gracias por el elogio pero, como dijo el amigo Gus, este post es del Mayor Payne.

Mayor: muy bueno el artículo realmente.

Me obligó a tener que revisar completamente la segunda parte de mi post sobre el ISIS que tenía casi listo en borrador, pero como el autor describió la situación mucho mejor que yo, está perfecto. ¡Jajaja!

Abrazo.