Comentarios recientes

5 de febrero de 2016

La batalla de las ideas







 El ex Secretario General de la Presidencia de Sebastián Piñera, Cristián Larroulet dijo recientemente en una entrevista a propósito de los 25 años del Instituto Libertad y Desarrollo:”La batalla de las ideas no se termina nunca, es una tarea permanente”. Sin embargo hay que aclarar unas cosas.


Primero, se puede dar la llamada ‘batalla de las ideas’ siempre y cuando el adversario comparta fundamentos comunes. Eso lo podemos ver en el Partido Republicano con el Partido Demócrata en Estados Unidos, los Laboristas con los Conservadores y, por último, la Socialdemocracia alemana con la Democracia Cristiana. Desde luego, cuando se está ante un grupo de matones, a quienes no les importa lo que diga, piense o sienta el otro lado no sirve la batalla de las ideas. Se pasa a otro plano.En la exopolítica se reconoce la existencia de E.T matones.

 En segundo lugar, la expresión ‘tarea permanente’ me suena a la Revolución Permanente del dirigente marxista León Trosky. Más bien habría que decir con Thomas Jefferson “El precio de la libertad es la eterna vigilancia’. Eso tiene más sentido, ya sea de enemigos internos o externos.

 Y en último lugar, si la historia es cíclica, ¿tiene sentido hablar de batalla de las ideas?

  Cristián Larroulet fue durante 20 años Director del Instituto Libertad y Desarrollo. Con todo, habla como si no hubiera trabajado para el Gobierno de Piñera. Habla de que son importantes las ideas. Él estuvo en el mismo equipo del ex ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien dijo en la Revista Que Pasa, que la derecha llego el poder con las banderas del adversario: “Me obsesioné con que nuestro jingle fuera con charangos, con quenas, "tráiganme una canción de Illapu o Quilapayún". Sostuve que era clave izquierdizar nuestra campaña. Creí y creo que era fundamental que tomáramos las banderas de lucha y planteamientos de la Concertación”. Se hizo el leso, cuando supo de esa declaración. El hecho grave que el ex ministro de Interior le gustase sacarse fotos con el retrato de Allende al fondo.

 Trabajo en un Gobierno en que gobernaba las encuestas, no las ideas solo para satisfacer el ego del presidente.

 Cuando el Partido Comunista comenzó agitar a la ciudadanía a través de la dirigente estudiantil de ese partido, Camila Vallejo y se hablo de las supuestas desigualdades que habían en el país, en entonces presidente Piñera en dijo a La Segunda: “Las desigualdades en Chile son excesivas, inmorales, intolerables”. Tanto es así, que la ex candidata de la derecha término su campaña presidencial denunciando las desigualdades. Al final, toda la bulla que armo Camila Vallejo denunciando la indignación ante el sistema económico capitalista y la falta de igualitarismo sólo se redujo a un 26% del electorado.

 ¿Qué tiene que ver las ideas que promueven el Instituto Libertad y Desarrollo con el episodio de la termoeléctrica Barrancones, en que el ex presidente de la República hizo un llamado a los jefes de la empresa para que no se construyera?

 ¿No se sintió aludido cuando el presidente Piñera se refiero a ‘cómplices pasivos’ de las llamadas ‘violaciones a los derechos humano’, teniendo en cuenta que trabajo como asesor del ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, Luis Danús, y más tarde fue jefe gabinete del ministro de Hacienda, Hernán Büchi?

  Tampoco hay que olvidar que durante la administración pasada, abundaban frases como ésta: “Lo que la Concertación no hizo en 20 años”. Asimismo, no creó ninguna iniciativa para aumentar la libertad: “De hecho, creó leyes que restringen el consumo de alimentos considerados “malos” y otras que restringen el consumo de tabaco y alcohol.”Aumento la burocracia y subió dos veces los impuestos. En el gobierno en que trabajo, Cristián Larroulet se crearon dos sistemas piramidales como resume el escritor Francisco Salinas : “Además, creó dos sistemas piramidales (posnatal de 6 meses y el 7% de los jubilados) que no agregarán un peso al producto y que su financiamiento se hará cada año menos sustentable, debido a la expansión constante de los programas sociales”. ¿Dónde estuvieron las ideas del Instituto Libertad y Desarrollo en el gobierno pasado?

 A lo anterior, no saco las trabas de las regulaciones en distintos ámbitos de la economía para que entraran nuevos actores, ya sea en la educación, salud, isapres y otras áreas.

 Según él, un tema que podría abordar a futuro el Instituto es el Estado de Derecho: “Temas antiguos como el Estado de Derecho, la importancia de la seguridad en la ciudadanía, conflictos asociados a la descentralización, también creo que van a estar muy presentes en los próximos 25 años”. ¿En qué mundo vive? En Chile, no hay Estado de Derecho partiendo con la persecución a los militares, el terrorismo en La Araucanía y, por último, la persecución a los opositores al actual Gobierno, quienes usan la Justicia, la Fiscalía y el Servicio de Impuestos Internos. El año pasado sacó un informe relacionado r con el caso Penta, Caval y Soquimich, “El Estado de Derecho debilitado”, donde denunciaba que tanto el Ministerio Público como el Servicio de Impuestos Internos, a veces se apegaban a ley, otras veces no. El autor escribe en ese informe acerca la piedra angular de las democracias modernas, ya mencionado:

 “Se trata de una evolución de varios siglos que buscó no sólo la igual aplicación de la ley a gobernantes y gobernados, sino que el que los primeros no hicieran uso arbitrario de los poderes delegados por los ciudadanos. De ahí la importancia de la Constitución y de una serie de garantías a favor de los ciudadanos como la legalidad tributaria, el debido proceso, la tipicidad penal o la presunción de la inocencia, como también el que los órganos públicos sólo actúen en el marco de su competencia”.

  Para el Instituto Libertad y Desarrollo le hace la vista gorda a la prevaricación de los jueces y que la ley de Amnistía sólo se aplique un lado, y que los militares ancianos en Punta Peuco se les niegue los beneficios carcelarios que tiene cualquier reo como salir el fin de semana.

  Naturalmente, un campo que no aborda es la Historia. No pertenece a la batalla de las ideas promover la Verdad Histórica sobre la Unidad Popular y enfatizar el derecho a la rebelión como tantas veces ha señalado el historiador Gonzalo Rojas. El ex director del Instituto Libertad y Desarrollo participó activamente el Gobierno Militar.

   A Cristián Larroulet lo puse hace tiempo como un genuino representante de la Generación Perdida . Cero autocríticas. Lo peor, es que pertenece al equipo de la Fundación ChileAvanza, de Sebastián Piñera. ¿Cómo piensan ser gobierno si hasta los intelectuales son deshonestos?
 
Cargando...