13 de abril de 2005

Un nuevo país, construído desde adentro

Los amigos que desde hace tiempo toleran mis diatribas acerca de lo subvertido que está el orden constitucional y el esquema federal en la Argentina saben a qué me refiero cuando hablo e armar un país dentro del país. En otros momentos escribí algo al respecto.
Indudablemente el presente ordenamiento del la Argentina es inviable. Estoy releyendo a Alberdi, y el tipo se me agiganta cada día más. No hay salida con el presente esquema fiscal y con la hipertrofiada estructura del mal llamado Estado Federal succionando los recursos que deberían administrarse en las provincias. La propia corrupción del sistema ha fomentado la medievalización de tantas áreas del interior, donde los gobernadores en lugar de dedicarse a crear riqueza se erigen en señores feudales que se limitan a repartir las gracias y dineros que le da, como prebenda política el reyezuelo electivo de turno.
No va más. Pero no hay manera pacífica de revertir el asunto a menos que...
A menos que las estructuras productivas de una provincia, o varias provincias se combinen para, de puertas adentro, fomentar el desarrollo económico aún a pesar del gobierno federal . Algo puede estar pasado en éste sentido con el desarrollo de la Región Centro, que no tiene nada que ver con el proceso de regionalización que soñaron algunos poíticos desde despachos en Buenos Aires, y si con la liberación de la iniciativa privada, la fuerza productiva de los colonos y productores de la región, y la decisión de dos o tres políticos de joder lo menos posible. Hoy combinadas Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos (pobre Entre Ríos, alguna vez tan potente y hoy arrasada) reúnen el 20% de la población del país y el 20% del PBI. Pero es la fuente del 35% de las exportaciones argentinas, y aporta el 60% del total de las retenciones agropecuarias. (ver datos) ¿Qué pasaría si en cinco o diez años agruparan el 40% del PBI, aumentara su porcentaje en las exportaciones cinco o seis puntos más y directamente se negara a pagar retenciones? ¿O a tributar al Estado Nacional?
Hace algunos meses escribí unas líneas respecto a éste asunto, vinculándolo al Freestate Project pero en éste libro de arena que es mi blog no lo encuentro. Lo que sí encuentro en la prensa es cómo la organización de tres provincias históricamente combativas pone nerviosos a quienes manejan la caja del Estado.

1 comentario:

tommy dijo...

Rubén, sabés que no es mala idea, pero me parece que hoy te pasaste con la dosis de Utopicol.
Igual, si alguna vez se da algo así espero que acepten inmigrantes bonaerenses