18 de abril de 2014

"Putin no es un genio; nosotros somos completos idiotas"

Siguiendo con la línea de traducciones fatto in casa de artículos sobre la situación en Ucrania, acá va la traducción de otro artículo de David P. Goldman, de quien ya citamos una nota suya, al respecto:

Putin no es un genio; nosotros somos completos idiotas
Por David P. Goldman (Spengler)

Vladimir Putin le permitió alegremente a las autoridades de Kiev dispararles a a algunos manifestantes prorrusos mientras mantenía en el hielo a sus fuerzas militares del otro lado de la frontera. Predije (y mantengo mi postura) que Rusia no tomaría más territorio en Ucrania Oriental, al menos no por el momento, en cualquier caso. Rusia se quedará donde está y verá cómo Ucrania implota, al igual que implotó Egipto en los dos años que siguieron al derrocamiento de Hosni Mubarak. Antes del golpe de Maidan, Putin estaba preparado para olvidarse de quince mil millones de dólares en pagos atrasados a Gazprom y aportar dieciocho mil millones más. Ahora quiere treinta y cinco mil millones en pagos atrasados de gas, que se suman a los quince mil millones de dólares al año de déficit que tiene actualmente Ucrania. El FMI quiere recortes masivos en subsidios, lo que hará del gobierno de Kiev un objeto de odio sin ponerle coto al problema. Los contribuyentes occidentales no van a poner cincuenta mil millones de dólares para Ucrania, ni siquiera una mínima fracción de esa suma.

Yankee Doodle fue a Maidan, se puso una pluma en su sombrero y la llamó "democracia". Nuestra política exterior se parece a los cultistas de los OVNIs que están tan convencidos de que hay extraterrestres invadiendo la Tierra que ven alienígenas en cada reflejo de gases de pantano. En este caso no se trata de alienígenas, sino de aspirantes a republicanos. Primero la Plaza Tahrir, y luego Maidan, fueron pruebas gloriosas del Destino Manifiesto de la democracia occidental.

Una búsqueda en Google de los términos "Putin" y "genio" arroja como resultado diez millones de hits. Si oigo a algún otro comentarista haciendo un panegírico del gran intelecto de Putin, vomitaré mi almuerzo. Putin no es tan inteligente; el problema es que somos completos idiotas. Cuando Ucrania implotó, nuestros líderes (desde Victoria Nuland en el Departamento de Estado hasta los neoconservadores) asumieron de hecho que revertiríamos la polaridad de Ucrania hacia Occidente y que humillaríamos a Rusia con la pérdida de Crimea. Putin dejó en evidencia nuestro farol, y no teníamos opciones militares viables.

Putin no necesita enviar al Ejército Rojo a Ucrania. Todos los oficiales ucranianos de grado superior a mayor hicieron sus carreras en el Ejército Rojo. Los comandantes ucranianos no van a luchar contra los rusos. Ellos son los rusos. Ayer vimos a los paracaidistas ucranianos entregarles sus vehículos blindados a los separatistas rusos. Tal vez John McCain pueda enviarles más armas para que se las entreguen a Moscú.

Los norteamericanos juegan al Monopoly, los rusos al ajedrez: pusimos nuestra ficha en el casillero de Park Place de manera justa y eso nos dio el derecho a instalar un hotel. No importa que Ucrania sea un caso perdido con un ingreso per cápita equivalente a la décima parte del de la Comunidad Europea, cuyos mejores jóvenes (junto con algunos de los peores) han dejado el país, con una economía en ruinas y una población declinante. Putin no está jugando según las reglas impresas en la tapa del juego de mesa. ¡Es otro Hitler! ¿Dónde está nuestro Churchill? Es una remake de Dr. Strangelove hecha por Monty Python. Unos pocos provocadores con bandera rusa reparten volantes exigiendo que los judíos de Ucrania oriental se registren ante las autoridades, y todos los medios al igual que la administración Obama se hiperventilan, hasta que todo el asunto queda revelado como un fraude.

La amenaza, como escribió el gran teórico del ajedrez Aron Nimzowitsch, es más poderosa que la ejecución. Putin dejará que Occidente se haga cargo del desastre ucraniano hasta que gangrene, y entonces elegirá y se quedará con lo que quiera. Nos hincharemos y bufaremos y protestaremos contra Putin, el nuevo Hitler, mientras la economía ucraniana se desintegra. El aforismo de Bismarck se aplica: die ganze Ukraine ist nicht die gesunden Knochen eines einzigen pommerschen Grenadiers wert. (*)

(*) "Ucrania entera no vale ni los huesos de un solo granadero de Pomerania".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Acá están los luchadores por la democracia en Ucrania se acuerdan?

Neo-Nazi threat in new Ukraine

http://youtu.be/5SBo0akeDMY

Luis dijo...

Esos nazis ucranianos son grupos minoritarios que con su estupidez fanática le están haciendo el juego a Putin.

Como siempre ocurre, la imbecilidad se presta para ser utilizada por la gente más inteligente que la aprovecha para sus propios fines.



Anónimo dijo...

Pero fueron apoyados por occidente durante las protestas de maidan.

Anónimo dijo...

La OTAN es nazi con su genocidio a los Serbios.

El Enmascarado dijo...

Mayor Payne: Muy interesante este artículo. Comparto el enfoque general del autor en lo que hace a EE.UU. y a la ingenuidad mostrada al querer hacer exportable urbi et orbi la democracia, pero me parece que subestima a Putin de una manera parecida a como en su momento lo hicieron los soviéticos con Reagan.

Ni Reagan ni Putin serán genios pero ambos tenían muy claros sus objetivos políticos en el Gran Juego y actuaron para ello. Reagan los alcanzó sin duda alguna, y Putin también los está logrando, hasta ahora por lo menos en lo que respecta a Crimea y a Ucrania. Creo que Putin no es para nada parecido a Hitler, es es mucho más capaz y profesional que el cabo loco austríaco y tiene mejores asesores.

Mayor: si se fija en el acuerdo de Ginebra que se alcanzó el 17/4/2013, entre EE.UU., la UE, Rusia y el gobierno provisional de Ucrania, verá a qué me refiero.

Me saco el sombrero ante la brillante maniobra diplomática que han realizado los rusos y que les permitió alcanzar este acuerdo, que representa una victoria de la diplomacia rusa encabezada por el Canciller Serguei Lavrov, diplomático de carrera egresado del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú en la era soviética y Canciller de Putin desde hace 9 años, y su grupo de Embajadores de carrera egresados del mismo Instituto de formación de diplomáticos de la era soviética.

Ya el autor del artículo que Ud. tradujo lo había dicho: los rusos juegan al ajedrez, los americanos al Monopoly. Y acaba de terminar una partida de ajedrez en Suiza.

Los de Moscú con este acuerdo se quedan con Crimea con el consentimiento tácito de los otros, ni siquiera se menciona Crimea en el texto; logran reformar la Constitución de Ucrania para que ésta se transforme en un Estado Federal con igualdad de derechos entre las provincias ucranianas netas y las del Este y del Sur de mayoría étnica rusa, sin ninguna clase de discriminación por lengua, origen étnico o religión como las que habían establecido los fanáticos del gobierno provisional de Kiev y que "provocó" la reacción de los rusos étnicos; el acuerdo tiene una cláusula en la que se prohíben las consignas antisemitas o nacionalistas (y esto lo suscriben y declaran, por vez primera en relación a este conflicto, los cancilleres de EE.UU. y europeos occidentales): el gobierno de Kiev dará una amnistía general excepto a los que hayan cometido asesinatos (si llegan a agarrar alguno); los grupos paramilitares armados serán disueltos y deberán entregar las armas.

A cambio, Occidente logra "garantizar" la paz en la zona y dar un primer paso hacia una negociación más amplia y detallada, frenando las posibilidades de guerra civil y de una eventual intervención militar rusa.

La maskirovka rusa ha funcionado muy bien as usual, ya que formalmente no ha entrado ninguna unidad militar rusa en territorio ucraniano aunque todos sepamos que hay militares rusos en cada grupo de enmascarados armados en Ucrania.

También me divirtió mucho leer que luego de firmado el acuerdo de Ginebra, el Canciller ruso Lavrov se dio el gusto de aclarar que este acuerdo no implicaba el reconocimiento de Rusia al gobierno provisional de Kiev...

Todos estos puntos satisfacen, para mí, los objetivos políticos rusos más que los de Occidente.
Hoy a la tarde, le comentaba por mail a Blogbis, que me sorprendía el acuerdo alcanzado porque no creía que esto pusiera fin a las apetencias rusas sobre el Transdniester ya que no lo incluye, pero cuando leí el texto publicado (por lo menos hasta ahora) me parece que es un gran éxito ruso, pese a que ha habido declaraciones de grupos paramilitares prorrusos que dicen que no reconocerán este acuerdo.

Van a durar poco en esta negativa cuando algún enviado de Moscú les explique las realidades de la vida...

En fin, habrá que ver cómo se desarrolla este acuerdo en los hechos, pero para mí van ganando la partida por pateadura los muchachos del Kremlin.

Perdón por la extensión.

El Enmascarado dijo...

Anónimo de 12,30: me temo que en el proceso de desintegración de la ex-yugoslavia, el único país que no cometió genocidios fue Eslovenia ya que rápidamente expulsó a las tropas serbias de su territorio con muy pocos muertos y con retirada negociada, y como tiene a Croacia entre medio al resto de Serbia, no tuvo más luchas.

Todos los demás han cometido genocidios, limpieza étnica o crímenes de guerra: Croatas contra Serbios; Croatas y Serbios contra Bosnios; Bosno-Serbios y Serbios contra Bosnios; Serbios y serbios kosovares contra albano kosovares, y albano kosovares contra serbiokosovares.

Los violentos de estos países no han vacilado ni un segundo en liquidar a todos los que podían de la etnia rival del momento.

Por eso, la ONU en 1993 formó un Tribunal Penal Internacional para la ex-yugoslavia donde han sido acusados autoridades civiles y militares y hasta simples soldados de todos los países involucrados.

En comparación numérica, los muertos civiles por las bombas de la NATO son un número muy pequeño y ninguno de ellos murió apaleado, ni se lo violó, ni se lo torturó.

El lector neutral que quiera informarse con objetividad puede ingresar a la página web de la ONU, buscar Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia y verá el nombre, cargo o rango militar, país, delito del que se los acusó y resultado del juicio. Verán que hay hijos de puta de todos los colores, etnias y religiones.

Se le ven las patas a esta sota anónima.

El Enmascarado dijo...

En el post anterior me refería al "anónimo" de las 12,43.

Mariano Iraola dijo...

Según parece, en los Balcanes siempre estuvo lleno de carniceros.
No son creación de la OTAN.

http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2014-04-13/los-ustachas-los-monstruos-que-horrorizaban-a-los-mismos-nazis-1276515805/

Gregorio Casa dijo...

Acá en Uruguay el tema ya ni se menciona en los medios, que se limitan a "informar" sobre el fútbol, la temporada 2014 de Tinelli y todo lo que diga el Pepe. Eso es todo en esta aldea.
Menos mal que existe Internet.

El Enmascarado dijo...

Mariano: la crueldad y salvajismo que muestran con los enemigos algunos de los muchachos de esa zona de Europa, que estuvo ocupada durante siglos por los turcos, parecerían tener su origen precisamente en los terribles castigos que empleaban los de la Media Luna con los rebeldes cristianos y con sus rivales políticos aunque fuese turcos como ellos.

Similares procedimientos fueron empleados por los turcos para el control de los pueblos árabes de su Imperio.

Hay abundantes relatos escritos de fuentes históricas contemporáneas a los hechos relatados, ya sean de autores cristianos como de los propios turcos, que describieron las costumbres guerreras turcas en sus conquistas, así como de sus castigos y represalias frente a los rebeldes y/o traidores. Mejor le ahorro detalles.

En España encontré un libro escrito por un caballero valenciano llamado Vicente Roca, escrito en el siglo XVI, que trata precisamente de la historia de las guerras de los turcos.

Aclaro que NO encontré un ejemplar del libro impreso en el siglo XVI porque eso significaría que estoy lleno de guita, lo que encontré fue un viejo, no antiguo, libro de historia militar española donde se lo citaba y transcribían muchas de las descripciones que hiciera Roca a sus jefes de Valencia.

Es una posible explicación del por qué en esa región se practican masacres de enemigos que incluyen hasta los bebés recién nacidos. Es una práctica que les viene de la vieja costumbre de los sultanes turcos de eliminar hasta el último pariente vivo que pueda disputarle el trono, aún cuando hayan pasado 20 años...

Las hijaputeces y salvajadas hechas por los cristianos en la Europa Occidental en sus propias guerras intraeuropeas desde tiempos antiguos fueron de creación propia, no copiadas de los turcos, porque hideputas sádicos hay en todas partes...

saludos.

Mariano Iraola dijo...

Gracias Enmascarado!

Anónimo dijo...

Gregorio, acá la cosa es parecida no se preocupe